Maternidad tardía: ¿A qué coste?

En 1980 la media de edad de las mujeres que tenían el primer hijo  era de 28,2 años. En 2014 la media de edad era de 32,2. Son datos de la reciente encuesta publicada por el Instituto Nacional de Estadística, que acertó en su previsión de que 2015 sería el primer año  en que se cruzaría la línea roja del crecimiento vegetativo negativo. La caída de la población española avanza más rápido de lo previsto. La población de España, además, envejece a marchas forzadas.población envejecida

Actualmente, el 33% de los niños que nacen en España son hijos de mujeres de más de 35 años. En 2012 hubo el triple de embarazos en mujeres de más de 40 años que en 2000. ¿Qué está pasando? Muchas parejas o mujeres solas posponen el momento de la primera maternidad –que en muchos casos será la única– como si se pudieran tener hijos apretando un botón. El retraso en la edad del primer hijo es solo una de las caras del problema. Este retraso también conlleva problemas de fertilidad, ya que las mujeres no estamos pensadas para concebir por primera vez tan tarde. El dolor que produce la frustración del deseo de ser padres es otra de las consecuencias. Y no la menor.

Tal como está establecida la llamada sociedad del bienestar, las parejas esperan a casarse -como ya vimos en esta entrada del blog– cuando tienen la vida “resuelta”: casa, trabajo, coche… Esto significa en primer lugar el consiguiente retraso de la llegada de los hijos. Los hijos se buscan una vez que “ya se tiene todo”,  autoconvencidos de que actuamos así por el mayor bien de nuestra familia. Los verbos  procrear y proveer se conjugan invertidos y así llegamos al invierno demográfico actual (1,32 hijos por mujer en edad fértil).

La tasa de embarazo de la mujer decae rápida e inmisericorde con los años. Con 25 años, hay un 25% de opciones por ciclo de lograrlo. Con 30, un 22%. Con 35, un 12%. Con 40, un 5%. Y con 45, un 1%. Y sin embargo, miles de mujeres solas o con pareja recurren cada año a tratamientos de fertilidad artificial,  rozando ya edades difíciles o imposibles. Lo explica Isidoro Bruna, de la Sociedad Española de Fertilidad: “Asumen que si su aspectmaternidado físico es bueno, también lo será su fertilidad y creen que lo lograrán al igual que las famosas que tienen hijos,  pero no explican que son fruto de la ovodonación (un tercio de todas las fecundaciones que se realizan).  Es una pena que durante sus chequeos rutinarios los ginecólogos rara vez les informen de la caída de su reserva ovárica”. Como vemos, el proceso de fertilización artificial ni siquiera garantiza que el hijo concebido provenga de los propios óvulos.

Gloria Labay, matrona, cuenta en este vídeo de El País su calvario.  Tras varios intentos fallidos que terminaron en aborto, lo intentó por la vía de la fecundación in vitro con sus propios óvulos, con óvulos ajenos y no consiguió nada. Unas veces con pareja, otra sola.  Cuando tenía ya una edad se dio cuenta de que nunca lo iba a conseguir. Reconoce que, si pudiera volver a nacer, tendría hijos a los 25 años.

 

Recibe el blog de NCH en tu buzón

5 Comentarios

  1. Ricardo Santiago

    es un tema dramático.
    aunque la generalización no es acertada al 100%, nos da una visión del entorno donde nacimos y vivimos.

    la generación de nuestros padres se obsesionó en decirnos que “no corriéramos”, que “disfrutad un poco”, “vivid” y cosas por el estilo, como si tener hijos y formar una familia no fuese la forma más maravillosa de vivir…

    de manera simultánea nuestra sociedad fue cambiando… eso de tener novia/o a los 18-20 y que durase hasta el matrimonio, se convirtió en una tarea poco habitual… siendo frecuentes los cambios de pareja, por una educación bajísima de la convivencia y una altísima del vivir ahora, el presente, el carpe diem, como si no hubiese mañana…

    además la incorporación de la mujer al mundo laboral se hizo presente… universitarias que querían tener una carrera profesional, empezaron a ver (algunas) que compaginar la maternidad con una carrera profesional, era complejo…muy complejo…

    y sí… es cierto, generalizo… claro que sí…. pero de esos polvos estos lodos…

    antes a los 30 eras una abuela para empezar a tener hijos, hoy a los 40 veo muchas mujeres que “sí, ahora sí, me lo estoy planteando”… y te lo cuentan como si fuese lo más normal del mundo…

    algo hemos hecho mal… vamos modificando cosas.. pero hay mucho por recorrer…

    saludos

  2. En otros paises como por ejemplo Francia o Alemania no sucede porqué el Estado gratifica a las familias con pensión por maternidad, así las madres pueden quedarse en casa con sus bebés y tener unos cuantos, si quieren.
    En España esto nunca ha sucedido ni sucede ni sucederá tal como yo lo veo.

  3. Es difícil pensar en tener hijos a temprana edad en España cuando los sueldos y el nivel de vida no es lo suficiente para sostener a una familia. Por eso muchas esperamos a tener un patrimonio seguro para nuestros hijos.

  4. Y seguirá aumentando mientras los jóvenes terminen sus estudios y no encuentren trabajo, o si lo encuentran, con escasos ingresos. No podrán obtener ingresos, con lo cual no se podrán independizar y formar una familia

  5. […] que la edad del primer hijo o el segundo llega a superar a veces los 40 años, como ya vimos en este post. Nuevos datos, publicados por el Centro de Estudios Demográficos, de la Universidad Autónoma de […]

Entradas recientes