“Deliciosa Calma”, ¿envenenada?

campofríoLa semana pasada circuló en todas las redes sociales un nuevo anuncio de Campofrío. Está claro que esta empresa apuesta en primer lugar por cierta reivindicación feminista, y en segundo término por el uso del humor. O quizá el orden sea el inverso… El caso es que, en  la nueva campaña, con creatividad de McCann, y protagonizada en parte por tres chicas Almodóvar: Carmen Maura, Rossy de Palma y María Barranco, no todos han recibido el mensaje subyacente con carcajadas. Ni siquiera con sonrisas. Unas horas después de salir la campaña al aire, ya había comentarios críticos en las redes: “Confieso que he caído en la trampa: el nuevo spot de Pavofrío me ha emocionado. Ha causado el efecto esperado ya que es creativo, emotivo, maneja los estereotipos con mucho humor…. Lo he compartido y comentado, pero también otro de UN Women que refleja una realidad paralela:  la verdadera discriminación social y física que sufren las mujeres cuando el marco cultural no ofrece ninguna elección, ni margen de acción. Y por esto, el anuncio de Campofrío no me convence” (Telva.com, se puede leer todo el artículo aquí)

Me ha parecido interesante lo que la redactora llama quejismo, esa tendencia a recurrir al pataleo como forma de ventilar lo que no va bien, cuando lo que deberíamos hacer es actuar más, vivir esa igualdad de oportunidades que echamos de menos, puesto que en nuestra sociedad tenemos margen de acción y cierta capacidad de maniobra, a diferencia de las sociedades en vías de desarrollo donde la mujer se encuentra muy por debajo de los límites soportables por su dignidad de ser humano. Hay, por eso, cierta frivolidad en las quejas de las comensales del restaurante “Deliciosa Calma”, expresadas de manera hiperbólica y esperpéntica en los nombres  de los platos que piden: “Sigo sin pareja estable y me la resbala“, con extra de “y me la resbala“, “No pienso tener hijos, ¿y qué?, sin ralladura de ningún tipo” o “No te digo yo lo que me importa estar perfecta después del parto al pepino“.

Un artículo de El País (que podéis leer completo aquí) ha analizado algunas de estas frases para ver qué hay de cierto tras las quejas. Es cierto que, según el Instituto Nacional de Estadística, el 91,9% de las mujeres realiza tareas domésticas y se ocupa del cuidado de niños, mayores o dependientes, frente al 74,7% de los hombres. Sobre el plato llamado “Soy Directora General Mundial y madre“, dice el periódico que,  desde 1980,  los nacimientos en España se han reducido un 25,4% y cada vez se retrasa más la edad de maternidad.  De hecho, somos el país de la Unión Europea en el que se tienen hijos más tarde. En este Blog hemos hablado abundante y recientemente de las desastrosas consecuencias de esta realidad (podéis leerlo aquí). Otros platos llevan nombres relativos al horario laboral, de escasa flexibilidad para la conciliación familiar, o sobre las carencias en  permisos de paternidad.

Alfonso Méndiz, Decano de la Facultad de Comunicación de la UIC, con el que hemos contado recientemente en una sesión del IESE Women’s Lobby, se muestra muy crítico con el fondo del anuncio:

“No me gusta nada: presenta la igualdad con el hombre en términos masculinos, imitando sus actitudes (más bien, sus vicios o desidias) y olvidando  las cualidades propias de la mujer; de ahí que presente la felicidad en términos desconcertantes: no tener pareja estable, no tener hijos, despreocuparse de los niños (“Ya lo hará su padre”, cuando intuye que no lo va a hacer), etc. No me parece que ayude a la igualdad, y no creo que sea positivo para la mujer.”

La polémica está servida. Desde luego, nos gustaría que las legítimas reivindicaciones de las mujeres, como seres humanos, esposas, madres, trabajadoras, no tuvieran que verse recluidas en un espacio cerrado de aparente calma (el restaurante del anuncio) donde no pasa nada tras la queja. Y que no se mezclaran entre las quejas algunas sentencias en tono frívolo, como si no tuvieran consecuencias negativas.

Aquí tenéis el vídeo en cuestión. Espero vuestros comentarios… que leeré desde Buenos Aires. Supongo que no tardarán en grabar uno de hombres…

 

Recibe el blog de NCH en tu buzón

12 Comentarios

  1. Bravo Nuria Chinchilla!! Deliciosa reflexión.Estoy de acuerdo, Por supuesto que la frivolidad vende y que el anuncio causa polémica…así que han conseguido su objetivo. El fondo es lamentable. La mujer que es madre,trabajadora (ama de casa,va incluido) no se queja así, su deliciosa calma es siempre recompensada por un simple abrazo de sus hijos y su buen hacer en el trabajo; no se busca el reconocimiento porque el AMOR es su fundamento.No soy madre, soy hija y tía y lo veo en mi madre,en mi hermana, en mis amigas con hijos.Tener un momento para ellas…lo encuentran siempre!!.Una madre jamás se despreocupa de los hijos,jamás le resbala nada, Tiene derecho a quejarse? Si, al igual que lo hacen los hombres.Es respetable toda elección: ser o no madre,tener o no pareja…igual que ser padre o no, tener o no pareja para los hombres. La mujer es un ser maravilloso, el hombre es otro ser maravilloso. Ser madre :es algo único e incomparable, a muchas nos hubiera gustado. Personalmente considero qué la reivindicaciones de ser mujer, madre y trabajadora no se consiguen con quejas y desde el punto de vista de la histeria. Los menús de las mujeres están llenos de otros ingredientes.

  2. Así que….piensen mejor señores publicistas !!
    Yo no voy a ser quién les de el menú de mi deliciosa calma.

    Un abrazo Nuria.
    Gracias por tus estupendas aportaciones.

  3. Maria Iturriagagoitia Bueno

    Hola Nuria,

    Muchas gracias por tu fantástica reflexión.

    Comparto contigo el análisis crítico que nos brindas sobre este anuncio que tanto se ha movido en las redes sociales.

    No me siento identificado con “el estereotipo de mujer al borde de un ataque de nervios ” que presenta, porque no explora ni impulsa vías de cambio y transformación para el papel de la mujer en la sociedad española.

    Me gustaría que se explorara en los medios audiovisuales otro tipo de referente: una mujer humanista que genera capital social y que impulsa la transformación social más allá de su entorno cercano:

    – mujeres que sueñan y transforman su día a día mostrando que si cabe la conciliación.
    – mujeres que buscan buenos compañeros de viaje
    – mujeres coherentes, optimistas que no ilusas que trabajan impactando su entorno con esfuerzo, trabajo e ilusión
    – mujeres que saben que hay mucho que hacer y no se rinden
    – mujeres que ayudan y apoyan a otras personas
    – mujeres que se mueven por valores, humor y amor.
    – mujeres que tejen alianzas y saben que el futuro será mejor si propician con la acción el cambio.
    – mujeres que creen y crean
    – mujeres que saben que lo mejor está por venir.

    Muchas gracias por tu fantástico artículo.

    Un abrazo, Maria

  4. Lo triste es que dentro de mi entorno personal y profesional (publicidad) las mujeres se sienten mayoritariamente muy identificadas con este mensaje e historia. Reflejo de la cultura que nos envuelve hoy: una igualdad mal entendida, un feminismo rancio, que no nos permite avanzar como debiéramos en nuestra sociedad.

    Y quizá el problema es que muchas marcas siguen apoyando este discurso que genera ruido, aunque poco más. No hay mucho pensamiento detrás.

    Buen artículo. Un saludo.

  5. Roberto Marugán Giró

    Felicidades de nuevo Nuria por tu excelente artículo que comparto totalmente. Como NO VEO TELEVISIÓN, no he visto el anuncio, (que no he logrado abrir) pero tu exposición es tan clara, que comprendo cuanto expresas y creo que todos debemos luchar para que estas ideas ridículas y retrógradas, además de groseras y egoistas, se vayan sustituyendo por las actitudes de las mujeres inteligentes y positivas, de las que tu eres un buen ejemplo. Cordialmente, RMG.

  6. Gracias Núria por tus aportaciones.

    La verdad es que el anuncio me dejó un sabor agridulce, por una parte tiene que ver con lo que muchas mujeres piensan en nuestra sociedad (no siento en mis clientes coachees) pero por otra no le veo mucha gracia a sólo presentarlo en mujeres… es una realidad en hombres y mujeres.

    en fin, la publicidad es así de cruel a veces para polemizar y hacernos reflexionar sobre nuestro lado más “quejica” !!

    un abrazo,
    Judith

  7. Gracias a todos por vuestros comentarios que enriquecen -¡y mucho!- la discusión abierta. No somos pocos los que pensamos e intentamos actuar en la línea de mejorar la realidad personal, familiar, empresarial y social construyendo sobre las diferencias y sinergias. Seguimos!!

  8. […] Fuente: Blog de Nuria Chinchilla […]

  9. Igual que Roberto, no veo televisión por lo que no he visto el anuncio, pero con tu exposición y lo que he tenido ocasión de leer y escuchar he podido hacerme mi propia opinión. Y todo se reduce a que muchas veces nos empeñamos en aferrarnos al pasado. Quiero decir, que aún hay diferencias, claro que sí, pero estamos mejor que hace 10 años y mejor que hace 20, por lo que vamos en el buen camino.
    Yo no me siento identificada en absoluto. En casa éramos 2 hermanos y hermanas y no por el hecho de llevar pantalones mis hermanos tenían privilegios.
    Y en mi puesto de trabajo, estoy donde creo que me merezco estar, no creo que nadie de los que está por encima de mí lo esté por el mero hecho de ser hombre.

  10. Hola Nuria, muy buen análisis! la verdad es que yo felicito a Campofrío y a McCann, no por el contenido, ni el mensaje si no por la simplicidad y lo fácil que les ha sido “hacer ruido”, en los canales de social media! el objetivo de cualquier marca.

    Tan simple como que han sabido sacar ventaja a un problema/dilema social. Como empresaria les digo “chapeau”, pero como mujer y madre de familia les digo “goodbye”, me ha dolido el hecho que han jugado con mis sentimientos/emociones y con los de la sociedad.

    My estrategia… acciones silenciosas pero resolutivas.

    Nuria, disfruta Buenos Aires
    Cheers!
    Elisabeth

  11. Hola Nuria, muy buen análisis! la verdad es que yo felicito a Campofrío y a McCann, no por el contenido, ni el mensaje si no por la simplicidad y lo fácil que les ha sido “hacer ruido”, en los canales de social media! el objetivo de cualquier marca.

    Tan simple como que han sabido sacar ventaja a un problema/dilema social. Como empresaria les digo “chapeau”, pero como mujer y madre de familia les digo “goodbye”, me ha dolido el hecho que han jugado con mis sentimientos/emociones y con los de la sociedad.

    Mi estrategia… acciones silenciosas pero resolutivas.

    Nuria, disfruta Buenos Aires
    Cheers!
    Elisabeth

Entradas recientes