Mindfulness vs. “Mindfullness”

Mindfulness significa plena atención en el momento presente. Los directivos tenemos el cerebro recargado de cosas pendientes, muchas veces sin conexión, y es fácil caer en lo que los americanos llaman flapsy-hapsy, que podíamos definir como esa cabeza llena de cabos sueltos sin orden ni concierto (mind-full-ness). Mindfulness, o atención plena, es lo que antes llamábamos Hic et nunc (aquí y ahora) o “haz lo que debes y está en lo que haces“, que dijo el Fundador de nuestra Universidad…

mindfulness_poster_UK

Sabemos que alejar nuestros pensamientos del presente hacia el pasado y estancarnos allí puede desencadenar en una depresión. Y si es hacia el futuro, nos genera angustia. En un caso extremo de estrés puede incluso llevarnos a sufrir un infarto. La estadística confirma que el lunes en la ducha de la mañana es el momento de mayor número de infartos…

“Si estás totalmente presente y atento en tu trabajo, serás más eficaz, tomarás mejores decisiones y trabajarás mejor con otras personas”
Bill George, Harvard Business School Professor, former CEO of Medtronic.

Con Enrique Escauriaza al comienzo de la sesión del I-WIL LUNCH

Con Enrique Escauriaza al comienzo de la sesión del I-WIL Lunch

Por eso, de lo que se trata es de saber estar conscientemente en el momento actual. El mindfulness se ha revelado como un conjunto de técnicas muy eficiente para luchar contra el estrés excesivo. Enrique Escauriaza, MBA por el IESE, y licenciado en Derecho por la Universidad de Deusto, colaborador de la Unidad de Coaching del IESE, estuvo ayer en nuestro I-WIL Lunch mensual, para explicarnos este tema. También es ponente invitado en el Programa Enfocado “Gestión del Estrés, Resiliencia y Mindfulness”.  Más información e inscripción aquí.

Dedicamos gran parte de la sesión a desmontar el mito del multitasking o multitarea, que se entiende normalmente como una competencia femenina. El propio Enrique aseguró no haber visto nunca un estudio que lo demuestre. Con una serie de ejercicios y prácticas nos demostró que la eficiencia baja cuando tratas de hacer varias cosas a la vez, puesto que continuamente tienes que desviar la atención y volver a recuperarla.

lot's to do

Multitasking

Incluso si intentas concentrarte en el momento presente, con los ojos cerrados, tus ideas van y vienen, del pasado al futuro. Durante el ejercicio, la mayoría de las asistentes experimentaron que su pensamiento volaba al futuro: hay tantas cosas por hacer… Y de ahí viene la angustia y el consiguiente estrés. Los estudios demuestran que ese irse del presente es ya déficit de atención. Pero el problema no está ahí, sino en recuperar la atención. Este es el objetivo del mindfulness: mejorar mi capacidad de estar en el presente, que se ha visto disminuida en los últimos tiempos, porque estamos ante tantos inputs (pantallas, mensajes, llamadas). Una consecuencia práctica de este déficit de atención es que en China los casos para discutir en las clases de MBA se han reducido a, máximo, una o dos páginas. Como quedó claro en la sesión y podéis ver en esta slide:

escauriaza slide

 

Cuando tratamos de hacer varias tareas a la vez, gastamos el 50% más de tiempo, cometemos el 50% más de errores y perdemos el 50% de memoria (National Academy of Sciences. Standford University). Durante las horas de trabajo, el 47% está perdido en sus pensamientos, el 70% son incapaces de atender en reuniones…¡y solo el 2% hace algo para remediarlo! (Killingsworth 2010; Mindful Leadership Institute, 2010).

Coloquio al comienzo de la sesión del I-WIL Lunch

La atención y la meta-atención

¿Se puede entrenar la atención? Claro que sí: justamente el mindfulness es un conjunto de técnicas de entrenamiento de la atención. Dice Enrique Escauriaza que

“requiere esfuerzo, porque el mindfulness es una habilidad mental, e igual que para aprender a esquiar, o para desarrollar una nueva habilidad profesional, no vale con dedicarle una tarde cada tres meses, o con ir a una charla o leer un libro, el mindfulness requiere práctica y método, por tanto interés y entusiasmo.  Igual que dedicamos tiempo y esfuerzo a cambiar las condiciones externas de nuestras vidas o cuidar nuestra salud física, entrenar nuestra atención, nuestra mente, sigue la misma lógica.”

 

Una de las claves para entender qué es la atención en el presente es concentrarse en percibir las cosas, en lugar de pensar en cosas, lo que ya nos sitúa en el pasado o en el futuro.

Percibir= estar en el presente           Pensar=estar en el pasado o futuro

¿Cómo recuperar la atención? ¿Cómo estar al mando y ser capaz de volver al presente? Para ello es igualmente importante la meta-atención, la capacidad de darnos cuenta de que nuestra atención se ha desviado. Sin esta capacidad, seguiríamos divagando en el pasado o futuro.

El ejercicio base del mindfulness es concentrarse en percibir la respiración del momento. No se trata de llegar a la relajación, de dormirse…  Para ello hay que enfocar la atención con esfuerzo y eliminar distracciones. Al principio quizá necesitamos señales o recordatorios ante esas distracciones. Enrique nos repartió unas pegatinas que nos aconsejó poner en el móvil (para guardarlo cuando lo sacamos sin pensar, por puro impulso), en el ordenador para, por ejemplo, no estar continuamente comprobando el email, en la ducha o el espejo del baño, para estar en lo que hacemos y no dejar volar la mente hacia la multitud de tareas que se nos vienen encima con el nuevo día.

El descanso regular de la parte conceptual del cerebro (lenguaje, pensamiento racional, resolución de problemas) es absolutamente necesario para conseguir tener una mente de alta resolución: calmada, clara, estable… en definitiva, feliz.

Os dejo el webinar sobre estrés y mindfulness, de Enrique Escauriaza y mi colega el profesor Alberto Ribera (contraseña mindfulness).

 

Recibe el blog de NCH en tu buzón

2 Comentarios

  1. Muy interesante la webminar.

  2. por muy duro que sea, porque valla que es dificil delegar responsabilidades cuando cada ves que lo hacer tu todo queda perfecto y al delegar la tarea algo falta o queda a la mitad pero cabe destacar que si delegas responsabilidades a personas que ponen todo su esfuerzo y no queda como tu quieres aun asi debes aprender a reconocer sus esfuerzo, de no ser hay es ambiente se torna tan ostiiiil la verdad a mi me costo mas que DEMACIADO DELEGAR RESPONSABILIDADES pero llego un momento en el casi ni veia a mi familia esta mas canosa mas cansada mas agotada mental y físicamente que por muy próspero y hermosos que este tu empresa no te puedes permitir estar en ese estado al final si faltas tu todo por lo que trabajaste se vendrá abajo por no enseñar y delegar responsabilidades a tus empleados una empresa al igual que la sociedad debe componerse por eslabones y no por una polea que sostenga todo………..

Entradas recientes