El MBA del IESE

Como seguramente sabéis, según The Economist los programas MBA del IESE son los mejores del mundo (Artículo Expansión). Ante un ránking, siempre hay que preguntarse cuáles son los criterios utilizados para discriminar, porque no es lo mismo puntuar según el número de mujeres que hay en el claustro o en las aulas, que preguntar directamente a los “sufridores” participantes de los programas. Cuando se les pregunta a ellos directamente, el IESE siempre arrasa. Quizás también por alguno de los motivos que recoge Carlos Canals en su libro “Sabiduría Práctica”, seleccionados por mi amigo Antonio Barros y que copio a continuación:



Un entorno de calma

Según el profesor Brian Leggett, algo que distingue al IESE de otras escuelas de dirección es “el agradable ambiente que reina entre profesores y empleados” y el esfuerzo que se pone en mantener bien cuidados las instalaciones y el jardín.  En la Academia de Platón y en las universidades como Oxford y Cambridge originales, “los edificios se encontraban en jardines muy cuidados, diseñados para producir un entorno de calma, reflexión y orden que facilitase el libre flujo de ideas y el aprendizaje”, dice Leggett.  Además, en el caso del IESE, “un campus bien cuidado contribuye a crear una atmósfera de bienvenida y hospitalidad.  La escuela se convierte en un lugar al que la gente quiere venir.  Comunica a quien atraviesa sus puertas que nos importa”.

En los campus de Madrid y Barcelona, el jardín no destaca por su extensión o su calidad, sino por el interés por tenerlo siempre cuidado. Se hace así desde el primer día, cuando el presupuesto era mínimo.

Conciliar familia y trabajo

Ayudar a las organizaciones a crear un ambiente familiarmente responsable es el leitmotiv del ICWF, Centro Internacional Trabajo y Familia.  Creado en el año 2004 y dirigido por Nuria Chinchilla, es un centro multidisciplinar que tiene como misión generar información útil, práctica y fidedigna sobre cómo crear un contexto armónico entre trabajo y familia, aspecto “esencial para el bienestar de las sociedad, organizaciones e individuos”.  Sus investigaciones se proponen servir de base para que empresas y administraciones públicas adopten políticas que permitan afrontar el reto de conciliar trabajo y familia, algo especialmente importante y difícil para las mujeres.

Valores humanos

“Lo que estos profesores nos han transmitido, aparte de su sabiduría y paciencia en clase, han sido valores humanos. Hemos conocido a individuos que se preocupan por los demás, por conocer las dificultades en que nos encontrábamos (…).  Gracias, IESE, por habernos transmitido a través de tus profesores y de todos los profesionales que trabajan aquí, estos valores de dedicación por el trabajo, de compañerismo, de integridad (…) que llevaremos con nosotros en nuestras vidas profesionales y personales allá donde vayamos”. Luis Unceta (MBA’02)

Recibe el blog de NCH en tu buzón

6 Comentarios

  1. Me ha encantado el resumen de artículos sobre el MBA en el IESE, y aunque no he estado por allí, ya me gustaría!! Les sigo animando para seguir en esa línea, especialmente en el reto Familia y conciliación trabajo-familia.

    Saludos.

  2. Andrea Arguello

    Estoy evaluando mucho la posibilidad de poder estudiar en IESE en el futuro. Leer artículos como estos me siguen animando a que algún día esté por allí.
    Saludos desde Argentina.
    Andrea

  3. Mi paso por el IESE ha sido una de las experiencias más enriquecedoras de mis 45 años, y lo mejor de todo es que lo sigue siendo. Nunca se acaba el contacto con la casa, con sus profesionales, con los compañeros. ¡Os animo a todos a formar parte de la Gran Familia del IESE!

  4. Nuria – muchas gracias por un recordatorio que detras de los numeros de los rankings hay muchima gente trabajando con pasion y valores cada dia. Creo que IESE realmente ha conseguido crear una gran comunidad de personas buscando crecimiento personal y profesional.

  5. Por todo eso y por más cosas similares es por lo que yo no he dejado de sentirme unida a esa “familia” desde que pasé por allí, allá por el 1996-1997. Desde entonces, el IESE es parte de mi vida.

  6. Estoy evaluando mucho la posibilidad de poder estudiar en IESE en el futuro. Leer artículos como estos me siguen animando a que algún día esté por allí.
    Saludos desde Argentina.

Entradas recientes