Elige ser amable

 

Bondad en estado puro

“Bondad” significa, según el diccionario, “cualidad de bueno; inclinación a hacer el bien, comportamiento virtuoso”. Como vemos, no tiene nada que ver con ser blando, dejarse avasallar, ni tiene por qué ir en contra de la necesaria asertividad. Últimamente se leen muchos artículos sobre la bondad, la amabilidad, la empatía… El profesor de la Universidad de Wisconsin, Richard Davidson, doctor en neuropsicología e investigador en neurociencia afectiva, y considerado por Times una de las 100 personas más influyentes del mundo,  apareció hace poco en La Contra de La Vanguardia afirmando:

“La base de un cerebro sano es la bondad y se puede entrenar”

En 1992, el profesor Davidson había conocido al Dalái Lama, que le dijo:

“Admiro vuestro trabajo, me dijo, pero considero que estáis muy centrados en el estrés, la ansiedad y la depresión; ¿no te has planteado enfocar tus estudios neurocientíficos en la amabilidad, la ternura y la compasión?”.

Victor Küppers en el Aula Magna del IESE

Me ha parecido muy interesante la diferenciación que hace entre empatía y compasión, que incluye ternura, y que mueve verdaderamente a la acción buena. Podéis leer el artículo aquí.

¿Cómo entrenarnos en la bondad? En nuestro Centro I-WIL ya habíamos pensado en ello hace tiemp

o, y por eso contábamos con Victor Küppers,  que  desde finales del curso pasado se ofreció amablemente a hablarnos de ello. Este martes nos ofreció una magnifica

sesión en nuestro I-WIL LUNCH mensual, titulada “Vivir y trabajar con entusiasmo”.

 

Victor parte de la premisa de que todos deseamos ser felices. Enseguida nos damos cuenta de que el mundo lo pone muy, muy difícil. No solo las circunstancias y los hechos de cada día, sino también los muchos “cenizos” o personas negativas que nos rodean (puede que incluso seamos una de ellas…) Creo que ahí es donde Küppers toca la clave: se trata de cambiarme a mí mismo, no de vivir tratando de cambiar el mundo. ¿Y cómo cambio, cómo mejoro? Eligiéndolo. Eligiendo hacerlo. Yo decido:

“Somos como elegimos ser. La genética influye, pero el resto depende de nosotros. Elegimos, decidimos nuestra manera de ser y esa es nuestra gran libertad, nuestro gran reto. Luchar cada día para ser la mejor persona que podamos llegar a ser, como padres, parejas, amigos, profesionales, eligiendo nuestras mejores actitudes en cada instante. Ahí está el sentido de nuestras vidas.”

Para Küppers, la amabilidad tiene 4 ventajas: además de ser gratis, hace que te sientas mejor tú, que se sientan mejor los demás y te hace mejor persona.

 

Con Victor Küppers, en la posterior comida de networking

 

Con otra de las mesas de asistentes al I-WIL LUNCH de abril

Entrenarnos en la bondad está en la línea de uno de los famosos 7 hábitos de Stephen Covey: Afilar la sierra. Porque habitualmente no nos damos cuenta de que dedicar unos pocos minutos a afilar la sierra puede ayudarnos a cortar los árboles en mucho menos tiempo y ganar en eficiencia. Hay muchas competencias y habilidades que podemos aprender, re-aprender, recuperar, asimilar… Ser amable es, sin duda, una actitud revolucionaria en nuestro mundo. Os recomiendo el libro “El poder oculto de la amabilidad”, de Lawrence G. Lovasik, que enseña que ser amable no esconde secretos mágicos ni complicados. Solo exige prestar una mayor atención a las cosas que se hacen y a cómo se hacen.

Elige ser amable y estarás eligiendo ser feliz. Y, mucho más importante: harás felices a los que tienes alrededor. Os dejo un vídeo muy ilustrativo. Y…  ¡¡muy feliz Pascua de Resurrección a todos!!

Imagen de previsualización de YouTube

 

Recibe el blog de NCH en tu buzón

¿Mujeres Alfa?

“Desde hace varias décadas, ser mujer alfa ha sido el objetivo de toda mujer moderna. Pero no siempre fue así, aunque hoy aún abunden en algunos sectores.  La razón principal es haberse visto obligadas a elegir entre el rol de jefe y el de esposa-madre de familia. Simplificando un poco, se han convertido en algo muy parecido a los hombres, demasiado competitivas, demasiado masculinas, demasiado alfa. Puede que triunfen en sus puestos de trabajo pero…”

Son palabras de una conocida escritora americana, Suzanne Venker, en su nuevo libro “Guía de la mujer alfa”. El fracaso de la mujer en el rol personal (matrimonio y familia) es inversamente proporcional a su éxito profesional. Me ha parecido interesante la crítica que Monica Weigel hace en la revista Verily y que podéis leer completa aquí, donde destaca que no podemos dividir a las personas en sus relaciones interpersonales entre hombres-alfa y mujeres-beta, hombres líderes y mujeres contentas dejándose liderar. El mundo real no es así. No existen esas fronteras, asegura Weigel.  Pero ciertamente algunas mujeres en el pasado, para llegar a posiciones de poder, han tenido que mimetizar al varón alfa con un gran coste para ellas y para los que trabajan a su alrededor. Aunque también hay otras muchas que han llegado a lo más alto sin dejar de lado su feminidad. Esta semana quiero contaros nuestro encuentro en Programas de IESE y I-WIL con un par de ejemplos de mujer-mujer en todos los roles (personal, familiar y profesional).

Consejeras en sala de Consejo tras role-play

En la segunda parte del Programa Enfocado “Mujeres en Consejos”,  que he impartido con varios otros colegas del claustro (Luisma Calleja, Josep Tàpies, Guido Stein y Esther Jiménez) en el Campus IESE de Madrid,  hemos contado con la presencia de Reyes Calderón, quien fue decana de la facultad de económicas de la UNAV, y que es ahora consejera de OHL y del Banco Popular. Empezó diciendo “si quieres hacer reír a Dios, cuéntale tus planes “… porque el factor azar/providencia ha tenido gran presencia en su vida. Ese factor la encontró siempre preparada, conjugando sus 9 hijos con su vida profesional, y sus 11 novelas policíacas. La creatividad ha jugado un papel fundamental en su desarrollo. Veamos qué valores nos contó que vive en su familia: Laboriosidad, sencillez, aprender a pedir perdón, hacer equipo… Estos valores los lleva al terreno profesional, porque “la coherencia de vida es básica: lo que te permite sonreír cuando llegas a casa y poder dormir.”

Reyes Calderón durante la sesión.

Según Reyes, de la naturaleza propia de la mujer se deriva la competencia que hoy más valoran muchos headhunters: la confiabilidad, o sea, que lo que dices, haces y piensas coincida. La experiencia que la mujer tiene en la familia hace que le sea más fácil habituarse a pedir perdón y eso te hace más creíble.

También subrayó la importancia de la independencia, que definió como la suma de experiencia + conocimiento + ética.  Añadió la idea de que el bien es expansivo: si reconoces que las cosas no son neutras, sino buenas o malas, y te das cuenta de que si tú mejoras haces mejores a los otros, eso funciona. Las mujeres tienen un grandísimo campo de toma de tierra en la familia, y una amplia visión de la realidad por su propia naturaleza psicológica. Añadió que es vital darse cuenta de que no puedes con todo y aprender a delegar, en casa y en el trabajo.

Ayer miércoles tuvimos un nuevo I-WIL Breakfast, también en Madrid, con María Antonia Otero, ingeniera de Telecomunicaciones por la Universidad Politécnica de Madrid y PADE por el IESE. Casada y madre de dos chicos (la niña murió al poco de nacer), de una aldea de Ourense, hija de un gran maestro (medalla de Alfonso X el Sabio) que la educó en casa los primeros 11 años.

Su trayectoria profesional ha estado ligada hasta hace nueve años al Grupo Telefónica desempeñando como última posición la de Subdirectora General Corporativa de Innovación y Redes. Consejera independiente  de Jazztel y presidenta del Comité de Estrategia, Tecnología y Comercial, también de Jazztel. Actualmente es consejera de VOZTELECOM y de Inversis.

De su nutridísima exposición podemos destacar algunos puntos:

  • Aprendió más de los malos jefes lo que no quería hacer: La falta de inteligencia emocional, las malas formas, la ausencia de visión estratégica… Es aquello de “no hagas a los demás lo que a ti no te gustaría que te hicieran”, con la sensibilidad propia de la mujer, que capta la emoción negativa que puede producir una mala decisión. La importancia de las formas sutiles (como referirse a un hombre con el trato de señor y a la mujer sin trato)  la aprendió de una becaria sueca, que le abrió los ojos a otro tipo de sociedad.
  • De esa etapa tan dura de los principios en Telefónica la salvó el deporte, que valora por el poder de enseñarte a sufrir, a perder…
  • Los roles anticuados y los apriorismos han hecho que las mujeres no lleguen tan alto como los hombres. Se nos mide con arreglo a parámetros aplicables a hombres.¡Incluso por parte de las propias mujeres!

    Mª Antonia Otero, durante la sesión de I-WIL Breakfast

  • Las mujeres destacamos en las competencias relacionadas con el teambuilding, y también en la visión corto/largo plazo.
  • Valora especialmente la importancia de motivar y promocionar el talento. Pero ¿cómo? ¿Qué cortina poner para que conocer si el solicitante es hombre o mujer no determine la decisión? ¿Cómo reconocer el talento? Las mujeres destacamos por el talento, aunque no siempre lo reconozcamos,  y, a veces, nos falta ambición. Hay que recordar que los ascensos no llegan solos. Hay que hacerse valer y darse a conocer, a través por ejemplo del networking. También reconoció el valor de los méritos.
  • ¿Olfato para los negocios en los hombres vs. intuición femenina en las mujeres? ¡No señor! Lo nuestro no es intuición “femenina”, es  intuición a secas, sin apellidos condescendientes y, por tanto, también olfato para los negocios.
  • Tener sentido del humor ayuda. Reconoce no tenerlo pero, a cambio, como gallega, cuenta con esa capacidad de preguntar y preguntarse varias veces. Así evita contestar en caliente, aun con razón, pero violentamente.
  • De su paso por el PADE del IESE recordó varias frases. Del prof. Pin: “El líder se reconoce cuando se ha ido”. Y del prof. Nueno aprendió que, si tienes una idea buena, no preguntes, arranca. Y una vez que esté funcionando y antes de echar a volar, “véndesela” a tu jefe para que te la compre y te apoye.

Un mensaje positivo para finalizar: el avance rápido y espectacular de la mujer en la sociedad y en el mundo laboral en España, a diferencia de los países de nuestro entorno, donde les ha llevado mucho más tiempo. Las mujeres han recorrido un largo camino, a pesar de esos “bienintencionados” programas para facilitar su posicionamiento. Las mujeres no somos menos que los hombres, no necesitamos una muleta de apoyo. Lo que necesitamos es conocimiento de nosotras mismas, preparación y…¡fuera miedos! He aquí dos ejemplos de Mujer-Mujer en todos sus roles.

 

 

Recibe el blog de NCH en tu buzón

Mejor mediar que dejarse juzgar

En el día a día contamos con una serie de profesionales a los que acudir a golpe de teléfono.  Desde médicos a profesionales del mediacionPagehogar, pasando por peluqueros, veterinarios, repartidores, vendedores, profesores de apoyo… Los llevamos grabados en el móvil. Cuando se presenta un momento de dificultad en nuestra vida diaria, tiramos de teléfono y buscamos ayuda. Si el problema es de índole más personal, es un conflicto: Un conflicto es aquel desacuerdo que afecta a la relación interpersonal. Podemos estar implicados con cierto grado de culpa por nuestra parte, entonces ya no somos tan proactivos en la búsqueda de ayuda, y lafoto linkedin cosa se va complicando. Con el paso del tiempo, el pequeño problema del inicio puede llegar a ser un grave conflicto.

 

Y, por el camino, hemos dejado de lado la asistencia que existe y se nos ofrece, por desconocimiento en muchos casos, pero sobre todo por falta de información o confianza en la efectividad de esta ayuda previa a medidas más drásticas. Estamos hablando de la mediación.

Podemos contar con la figura de un mediador que pueda ayudarnos en un conflicto familiar, para no tener que acabar en un juzgado. Esto implica abrirse, ser sincero, colaborar, dialogar y escuchar al otro, con la ayuda de una persona que sabe ser neutral y quiere ayudar a las dos partes. Esto es lo revolucionario.

De todo ello nos habló nuestra amiga,  la abogada, mediadora y Máster de Familia por la UNAV María Eugenia Pons de Gironella, en la última sesión del I-WIL Lunch, en el Campus del IESE en Barcelona. Veamos algunos puntos interesantes:

  • En el proceso judicial casi nadie queda contento, porque nos dan -con suerte- lo que pedimos… no lo que necesitamos.20170314_134503
  • De cada 3 matrimonios, 2 se separan. La mediación previa al proceso judicial puede ayudar a revertir esta alarmante cifra. Si se llega al procedimiento judicial, el enfrentamiento es inevitable y esa relación, que el mediador podría haber ayudado a recuperar, se pierde.
  • Manipulación de datos: el llamado “divorcio exprés” fue creado expresamente por el gobierno de España y subió así artificialmente la estadística de conflictos resueltos de mutuo acuerdo.
  • La mediación lleva a reconocer la raíz del problema, que no siempre es lo que parece: una hipoteca inasumible puede estar detrás de una decisión de separarse.
  • La mediación sirve a veces para llegar a un no-acuerdo…. ¡porque no hace falta! Simplemente habíamos “entrado en barrena”, por la negatividad.
  • Cuando llegas al juzgado pierdes el control de la situación: el mediador te permite controlar lo que quieres, lo que esperas, reconocer lo que necesitas. Te puede ahorrar que tus hijos se vean forzados a declarar, a pasar por el servicio judicial de psicología. En definitiva, te permite seguir controlando tu vida. Cuando estás ante el juez, todo ello es ya inalcanzable.
  • Si nos pasamos la vida reconciliando ¿por qué cuando tenemos un conflicto interpersonal no nos reconciliamos? De esto va la mediación. De tolerar, pero tolerar con cariño.

Tolerancia + Cariño = Reconciliación

Recibe el blog de NCH en tu buzón

Otras entradas