Ecosistema empresarial y arrecifes de coral

¿Existe cierto paralelismo entre un arrecife de coral y el mundo empresarial? La gran diferencia, como veremos, es que el arrecife sigue sus leyes y el ecosistema empresarial, constituido por seres humanos, tiene también unas leyes que no siempre siguen, y en ocasiones ni siquiera son leyes acordes a su naturaleza.

La naturaleza es maestra. Desde el principio de los tiempos, la observación de la naturaleza ha permitido al ser humano aprender toda clase de técnicas y recursos de supervivencia, retroalimentaciónarrecife coral, regeneración, recreación, convivencia, autodefensa….. y tantas otras cosas. Hoy quiero compartir con vosotros un estupendo vídeo sobre los arrecifes de coral, que podéis ver al final de estas líneas. El autor del vídeo es mi amigo Enrique Sánchez Costa, doctor en Humanidades por la UPF, que actualmente trabaja en la Universidad PUCMM de la República Dominicana, y se incluye en su canal de You Tube “Peces y corales”, dedicado a la acuariofilia marina:

“Los arrecifes de coral se forman en aguas marinas tropicales, en las que la temperatura oscila todo el año entre 23 y 30 grados centígrados.

Los arrecifes de coral son comunidades biológicas, pues están formadas por miles de especies de peces, algas, corales, crustáceos y otros invertebrados marinos. Y, al mismo tiempo, son también estructuras geológicas, pétreas, surgidas a partir del carbonato cálcico de los corales.

La Gran Barrera de Coral australiana puede ser vistas desde el espacio. Mide 2.000 kilómetros de longitud y ocupa un área de 225.000 km2 (casi como la superficie del Reino Unido).

infografia-arrecifes-de-coral

Solo algunos corales contribuyen a construir los arrecifes: los corales que producen esqueletos de carbonato cálcico (es decir, de piedra caliza). La mayoría de esos corales forman colonias, compuestas por miles de pólipos, cada uno con su esqueleto calcáreo y sus tentáculos, capaces de atrapar alimento o agredir –si es necesario– a los corales vecinos.”

En las empresas también encontramos múltiples tipos de personas que ayudan con sus diferentes competencias construyendo ese ecosistema, si bien las que realmente tienen un papel preponderante en esa construcción son aquellas que son líderes de sí mismas y quieren contribuir a hacer sólida esa estructura.

“Todos los pólipos de la colonia están conectados por una fina capa de tejido blando y comparten un sistema nervioso común. Por algo se dice que la unión hace la fuerza…”

En el caso de la empresa, esa capa invisible que nos conecta a unos con otros son una misión y unos valores que compartimos y ponemos en práctica.

“En casi todos los corales más del 90% del alimento que reciben proviene de la luz solar. Eso es posible, porque alojan unas algas unicelulares microscópicas llamadas zooxantelas. Dichas algas, que son plantas de mar, realizan la fotosíntesis con la luz solar, y ceden al coral una parte de la materia orgánica que generan: la glucosa.”

En la empresa, los ingresos vienen del mercado, y la fotosíntesis que realizan las células sería el buen reparto del valor económico añadido que se hace entre sus miembros

“En el arrecife se da una relación mutualista, o de simbiosis, que no solo beneficia al coral (que recibe nutrientes de las algas zooxantelas), sino también a las algas. Estas no solo consiguen del coral un alojamiento seguro, sino también una fuente constante de dióxido de carbono y de nutrientes”

Esta simbiosis, en el ecosistema empresarial, se refleja en la multitud de competencias interpersonales que se ponen en juego día a día:  beneficiarse mutuamente, ayuda o apoyo mutuo, trabajo en común. Si consideramos que simbiosis significa “asociación íntima de organismos de especies diferentes para beneficiarse mutuamente en su desarrollo vital, y relación de ayuda o apoyo mutuo que se establece entre dos personas o entidades, especialmente cuando trabajan o realizan algo en común” (las anémonas y los peces payaso, unas defienden y los otros alimentan).

Bajo la tranquilidad aparente de las aguas del arrecife, existe una lucha por ser el mejor, el más hábil, el que mejor se adapte al medio.

Pez León

Igual que pasa con las empresas en los diferentes sectores y con la competencia. No podrían luchas contra las algas si no fuera porque cuentan con la ayuda de algún tipo de peces. ¿Serían quizá los bancos esa fuente de ayuda para las empresas?

Hay algunos peces de gran belleza que resultan nefastos para la supervivencia del ecosistema: esos ejecutivos alfa, bien vestidos y repeinados, aquejados de titulitis, pero sin un fondo sostenible que genere confianza. Los depredadores abundan, a la espera de encontrar nuevas presas despistadas. Parece que se está mejor al abrigo de ese arrecife que puede ser una empresa. La morena y el pez león son los que devoran a otros peces. Este último, el pez león, de gran vistosidad y veneno muy peligroso, es un tipo de persona que se encuentra también en las empresas. De ahí que a algunos les llamen “tiburón”, como el depredador por excelencia.

Hay quienes consiguen camuflarse adheridos al tejido empresarial, como el pulpo, de manera que ya no se mueve, se queda casi fosilizado camuflado en la propia roca. Si no puedes ganar el combate, mejor mimetizarte, confundiéndote con el terreno.

También hay causas externas de dificultades que difícilmente se pueden neutralizar, causa mayor. Y la lucha de unos corales con otros por el espacio y por la luz es la lucha de unas empresas con otras por los recursos y los posibles clientes. El arrecife ofrece recursos de protección y alimentación que hacen que diferentes organismos vivan permanentemente bajo amparo. Mutatis mutandis, hay personas que prefieren vivir dentro de una empresa, en lugar de emprender en solitario como autónomos.

“Los crustáceos, moluscos, gusanos y estrellas de mar, entre otros animales, también desarrollan su propia lucha por la supervivencia y por el alimento. Muchos de ellos son detrívoros, es decir, se alimentan de materia orgánica en descomposición. Así pues, en el arrecife nada se desperdicia: todo sigue un ciclo vital en el que los nutrientes se transforman y reciclan continuamente.”

Daniel Sánchez y Maite Lecuona recogen el premio Stella 2017

De esta característica podemos extraer un aprendizaje de reciclaje también en las empresas: revertir lo negativo, reutilizar, encontrar hueco a personas con capacidades diferentes. Saber sacar partido a todo lo aprovechable. IESE ha recibido justamente estos días un premio de la organización sin ánimo de lucro Down Madrid, por emplear a estas personas en su tejido empresarial (podéis leerlo aquí).

Otro elemento del paralelismo sería la estructura en red. Una empresa o grupo de empresas son un entramado complejo donde algunos elementos clave aseguran un alto grado de conectividad, lo que nos lleva a la idea de sinergia.

Quiero quedarme con esta última palabra: sinergia, porque supera el mero concepto de simbiosis. Ya no es solo una colaboración o beneficio mutuo. Es mucho más. El resultado de todo ello es un producto superior a los individuos, que parte de saber valorar las diferencias. Todo ello es lo que hace grande al arrecife…y a la empresa de verdad.

Pero aquí la naturaleza nos vuelve a superar: en el arrecife de coral, hay unas leyes naturales predeterminadas e inscritas en sus células que mantienen la armonía y el ciclo de vida a la perfección. No así en la empresa, constituida por seres humanos que, si bien tienen inscrita la ley natural en sus genes, en su corazón, no siempre usan su libertad en esa dirección. Ahí tenemos el gran reto, que nuestras empresas sean dirigidas de modo que se anticipen las consecuencias positivas y negativas que contienen las acciones en todos los elementos internos y externos de cualquier organización, en todos los stakeholders. Esa es la condición para que seamos de verdad un ecosistema sostenible. De lo contario, el ser humano es capaz de destruir su propio ecosistema personal, familiar, empresarial y social.

Hoy hace 4 años del fallecimiento de mi colega y amiga del alma la Profª del IESE Maruja Moragas. Aún tenemos pendiente la publicación de un libro que iniciamos juntas sobre el paralelismo entre la ecología medioambiental y la ecología humana, del que hemos hablado someramente en este post.

Os dejo que disfrutéis de este vídeo sobre los arrecifes de coral y os animo a que compartáis en comentarios otros paralelismos que veáis. ¡Seguimos!

Imagen de previsualización de YouTube

Y recordando a Maruja Moragas, a ella dedico este otro vídeo bellísimo sobre la naturaleza…. A ella, que admiraba y sabía apreciar y disfrutar de la belleza en todas sus manifestaciones.

Imagen de previsualización de YouTube

Recibe el blog de NCH en tu buzón

Elige ser amable

 

Bondad en estado puro

“Bondad” significa, según el diccionario, “cualidad de bueno; inclinación a hacer el bien, comportamiento virtuoso”. Como vemos, no tiene nada que ver con ser blando, dejarse avasallar, ni tiene por qué ir en contra de la necesaria asertividad. Últimamente se leen muchos artículos sobre la bondad, la amabilidad, la empatía… El profesor de la Universidad de Wisconsin, Richard Davidson, doctor en neuropsicología e investigador en neurociencia afectiva, y considerado por Times una de las 100 personas más influyentes del mundo,  apareció hace poco en La Contra de La Vanguardia afirmando:

“La base de un cerebro sano es la bondad y se puede entrenar”

En 1992, el profesor Davidson había conocido al Dalái Lama, que le dijo:

“Admiro vuestro trabajo, me dijo, pero considero que estáis muy centrados en el estrés, la ansiedad y la depresión; ¿no te has planteado enfocar tus estudios neurocientíficos en la amabilidad, la ternura y la compasión?”.

Victor Küppers en el Aula Magna del IESE

Me ha parecido muy interesante la diferenciación que hace entre empatía y compasión, que incluye ternura, y que mueve verdaderamente a la acción buena. Podéis leer el artículo aquí.

¿Cómo entrenarnos en la bondad? En nuestro Centro I-WIL ya habíamos pensado en ello hace tiemp

o, y por eso contábamos con Victor Küppers,  que  desde finales del curso pasado se ofreció amablemente a hablarnos de ello. Este martes nos ofreció una magnifica

sesión en nuestro I-WIL LUNCH mensual, titulada “Vivir y trabajar con entusiasmo”.

 

Victor parte de la premisa de que todos deseamos ser felices. Enseguida nos damos cuenta de que el mundo lo pone muy, muy difícil. No solo las circunstancias y los hechos de cada día, sino también los muchos “cenizos” o personas negativas que nos rodean (puede que incluso seamos una de ellas…) Creo que ahí es donde Küppers toca la clave: se trata de cambiarme a mí mismo, no de vivir tratando de cambiar el mundo. ¿Y cómo cambio, cómo mejoro? Eligiéndolo. Eligiendo hacerlo. Yo decido:

“Somos como elegimos ser. La genética influye, pero el resto depende de nosotros. Elegimos, decidimos nuestra manera de ser y esa es nuestra gran libertad, nuestro gran reto. Luchar cada día para ser la mejor persona que podamos llegar a ser, como padres, parejas, amigos, profesionales, eligiendo nuestras mejores actitudes en cada instante. Ahí está el sentido de nuestras vidas.”

Para Küppers, la amabilidad tiene 4 ventajas: además de ser gratis, hace que te sientas mejor tú, que se sientan mejor los demás y te hace mejor persona.

 

Con Victor Küppers, en la posterior comida de networking

 

Con otra de las mesas de asistentes al I-WIL LUNCH de abril

Entrenarnos en la bondad está en la línea de uno de los famosos 7 hábitos de Stephen Covey: Afilar la sierra. Porque habitualmente no nos damos cuenta de que dedicar unos pocos minutos a afilar la sierra puede ayudarnos a cortar los árboles en mucho menos tiempo y ganar en eficiencia. Hay muchas competencias y habilidades que podemos aprender, re-aprender, recuperar, asimilar… Ser amable es, sin duda, una actitud revolucionaria en nuestro mundo. Os recomiendo el libro “El poder oculto de la amabilidad”, de Lawrence G. Lovasik, que enseña que ser amable no esconde secretos mágicos ni complicados. Solo exige prestar una mayor atención a las cosas que se hacen y a cómo se hacen.

Elige ser amable y estarás eligiendo ser feliz. Y, mucho más importante: harás felices a los que tienes alrededor. Os dejo un vídeo muy ilustrativo. Y…  ¡¡muy feliz Pascua de Resurrección a todos!!

Imagen de previsualización de YouTube

 

Recibe el blog de NCH en tu buzón

¿Mujeres Alfa?

“Desde hace varias décadas, ser mujer alfa ha sido el objetivo de toda mujer moderna. Pero no siempre fue así, aunque hoy aún abunden en algunos sectores.  La razón principal es haberse visto obligadas a elegir entre el rol de jefe y el de esposa-madre de familia. Simplificando un poco, se han convertido en algo muy parecido a los hombres, demasiado competitivas, demasiado masculinas, demasiado alfa. Puede que triunfen en sus puestos de trabajo pero…”

Son palabras de una conocida escritora americana, Suzanne Venker, en su nuevo libro “Guía de la mujer alfa”. El fracaso de la mujer en el rol personal (matrimonio y familia) es inversamente proporcional a su éxito profesional. Me ha parecido interesante la crítica que Monica Weigel hace en la revista Verily y que podéis leer completa aquí, donde destaca que no podemos dividir a las personas en sus relaciones interpersonales entre hombres-alfa y mujeres-beta, hombres líderes y mujeres contentas dejándose liderar. El mundo real no es así. No existen esas fronteras, asegura Weigel.  Pero ciertamente algunas mujeres en el pasado, para llegar a posiciones de poder, han tenido que mimetizar al varón alfa con un gran coste para ellas y para los que trabajan a su alrededor. Aunque también hay otras muchas que han llegado a lo más alto sin dejar de lado su feminidad. Esta semana quiero contaros nuestro encuentro en Programas de IESE y I-WIL con un par de ejemplos de mujer-mujer en todos los roles (personal, familiar y profesional).

Consejeras en sala de Consejo tras role-play

En la segunda parte del Programa Enfocado “Mujeres en Consejos”,  que he impartido con varios otros colegas del claustro (Luisma Calleja, Josep Tàpies, Guido Stein y Esther Jiménez) en el Campus IESE de Madrid,  hemos contado con la presencia de Reyes Calderón, quien fue decana de la facultad de económicas de la UNAV, y que es ahora consejera de OHL y del Banco Popular. Empezó diciendo “si quieres hacer reír a Dios, cuéntale tus planes “… porque el factor azar/providencia ha tenido gran presencia en su vida. Ese factor la encontró siempre preparada, conjugando sus 9 hijos con su vida profesional, y sus 11 novelas policíacas. La creatividad ha jugado un papel fundamental en su desarrollo. Veamos qué valores nos contó que vive en su familia: Laboriosidad, sencillez, aprender a pedir perdón, hacer equipo… Estos valores los lleva al terreno profesional, porque “la coherencia de vida es básica: lo que te permite sonreír cuando llegas a casa y poder dormir.”

Reyes Calderón durante la sesión.

Según Reyes, de la naturaleza propia de la mujer se deriva la competencia que hoy más valoran muchos headhunters: la confiabilidad, o sea, que lo que dices, haces y piensas coincida. La experiencia que la mujer tiene en la familia hace que le sea más fácil habituarse a pedir perdón y eso te hace más creíble.

También subrayó la importancia de la independencia, que definió como la suma de experiencia + conocimiento + ética.  Añadió la idea de que el bien es expansivo: si reconoces que las cosas no son neutras, sino buenas o malas, y te das cuenta de que si tú mejoras haces mejores a los otros, eso funciona. Las mujeres tienen un grandísimo campo de toma de tierra en la familia, y una amplia visión de la realidad por su propia naturaleza psicológica. Añadió que es vital darse cuenta de que no puedes con todo y aprender a delegar, en casa y en el trabajo.

Ayer miércoles tuvimos un nuevo I-WIL Breakfast, también en Madrid, con María Antonia Otero, ingeniera de Telecomunicaciones por la Universidad Politécnica de Madrid y PADE por el IESE. Casada y madre de dos chicos (la niña murió al poco de nacer), de una aldea de Ourense, hija de un gran maestro (medalla de Alfonso X el Sabio) que la educó en casa los primeros 11 años.

Su trayectoria profesional ha estado ligada hasta hace nueve años al Grupo Telefónica desempeñando como última posición la de Subdirectora General Corporativa de Innovación y Redes. Consejera independiente  de Jazztel y presidenta del Comité de Estrategia, Tecnología y Comercial, también de Jazztel. Actualmente es consejera de VOZTELECOM y de Inversis.

De su nutridísima exposición podemos destacar algunos puntos:

  • Aprendió más de los malos jefes lo que no quería hacer: La falta de inteligencia emocional, las malas formas, la ausencia de visión estratégica… Es aquello de “no hagas a los demás lo que a ti no te gustaría que te hicieran”, con la sensibilidad propia de la mujer, que capta la emoción negativa que puede producir una mala decisión. La importancia de las formas sutiles (como referirse a un hombre con el trato de señor y a la mujer sin trato)  la aprendió de una becaria sueca, que le abrió los ojos a otro tipo de sociedad.
  • De esa etapa tan dura de los principios en Telefónica la salvó el deporte, que valora por el poder de enseñarte a sufrir, a perder…
  • Los roles anticuados y los apriorismos han hecho que las mujeres no lleguen tan alto como los hombres. Se nos mide con arreglo a parámetros aplicables a hombres.¡Incluso por parte de las propias mujeres!

    Mª Antonia Otero, durante la sesión de I-WIL Breakfast

  • Las mujeres destacamos en las competencias relacionadas con el teambuilding, y también en la visión corto/largo plazo.
  • Valora especialmente la importancia de motivar y promocionar el talento. Pero ¿cómo? ¿Qué cortina poner para que conocer si el solicitante es hombre o mujer no determine la decisión? ¿Cómo reconocer el talento? Las mujeres destacamos por el talento, aunque no siempre lo reconozcamos,  y, a veces, nos falta ambición. Hay que recordar que los ascensos no llegan solos. Hay que hacerse valer y darse a conocer, a través por ejemplo del networking. También reconoció el valor de los méritos.
  • ¿Olfato para los negocios en los hombres vs. intuición femenina en las mujeres? ¡No señor! Lo nuestro no es intuición “femenina”, es  intuición a secas, sin apellidos condescendientes y, por tanto, también olfato para los negocios.
  • Tener sentido del humor ayuda. Reconoce no tenerlo pero, a cambio, como gallega, cuenta con esa capacidad de preguntar y preguntarse varias veces. Así evita contestar en caliente, aun con razón, pero violentamente.
  • De su paso por el PADE del IESE recordó varias frases. Del prof. Pin: “El líder se reconoce cuando se ha ido”. Y del prof. Nueno aprendió que, si tienes una idea buena, no preguntes, arranca. Y una vez que esté funcionando y antes de echar a volar, “véndesela” a tu jefe para que te la compre y te apoye.

Un mensaje positivo para finalizar: el avance rápido y espectacular de la mujer en la sociedad y en el mundo laboral en España, a diferencia de los países de nuestro entorno, donde les ha llevado mucho más tiempo. Las mujeres han recorrido un largo camino, a pesar de esos “bienintencionados” programas para facilitar su posicionamiento. Las mujeres no somos menos que los hombres, no necesitamos una muleta de apoyo. Lo que necesitamos es conocimiento de nosotras mismas, preparación y…¡fuera miedos! He aquí dos ejemplos de Mujer-Mujer en todos sus roles.

 

 

Recibe el blog de NCH en tu buzón

Otras entradas