Human, but not a person

¿Cómo es posible esta combinación en una frase, referida a un ser humano? ¿Se puede ser humano, pero no persona? Aunque parezca absurdo, es una idea que ya ha sido inoculada -como un virus maligno y profundamente contagioso- en nuestras mentes. Sin habernos dado cuenta, hay muchas personas mayores en nuestras familias que, con la idea de hacernos un favor, hablan de irse voluntariamente a una residencia, y dejar su sitio en la familia, cuando dejan de ser autónomos.

Esta idea proviene en parte de La ley de los Grandes Simios (leer más) que, aunque no fue aprobada por el gobierno,  introdujo hace 10 años en el Congreso  el argumento de que los seres humanos forman parte de los homínidos, junto a especies como chimpancés, gorilas, etc. De ahí lo de “human, but not person”. Esta categorización del ser humano abre la puerta a la eutanasia, porque estos seres pueden ser eliminados en caso de enfermedad u otras necesidades. La idea de facilitarles el paso a la muerte con ayuda (suicidio asistido) o directamente, se va abriendo camino con una serie de pasos que la sociedad va dando sin apenas notarlo: “ser autónomo es vital y es la raíz de nuestra dignidad”; “hacemos un favor a los otros miembros de la familia si nos quitamos de en medio para no causarles trabajo extra”; “no hay que ser egoísta”, etc.

Pensemos: ¿cuándo ha empezado la autonomía a ser sinónimo de dignidad? ¿Acaso no son dignos de vivir los bebés, los seres más dependientes que hay? ¿Cuál es la diferencia entre un bebé dependiente y un adulto enfermo de alzheimer, un adulto con síndrome de Down, o una persona parapléjica como resultado de un accidente, todos ellos dependientes también, en diferentes grados?

Y por otro lado: ¿Qué mensaje doy a mis hijos y nietos si me “autorretiro” a una residencia “para hacerles un favor”, o incluso como “obra de caridad”? Pues sencillamente les estoy diciendo que se preparen, que a ellos también les harán lo mismo sus hijos y nietos… ¿Cómo podemos enseñar a nuestros hijos y nietos el verdadero amor? ¿O solo enseñamos a amar lo perfecto, lo bonito, lo que no tiene defectos? ¿Verdad que sería absurdo? Porque todos tenemos defectos, problemas y dependencias, en mayor o menor medida.

Hay que enseñar a nuestros hijos y nietos el amor desinteresado, esencialmente gratuito, sin esperar nada a cambio. Nunca como una inversión… No vale cuidar a nuestros mayores y dependientes de otras edades para que, llegado el momento, nos cuiden a nosotros también. Eso es egoísmo interesado.

La eutanasia llama a la eutanasia: En Holanda se ha pasado de 1815 casos en 2003 a 6585 en 2017. En este último año el 10% de las eutanasias se han practicado a personas que no tenían ninguna enfermedad terminal, como podemos leer en este artículo. No es de extrañar que muchas personas mayores se resistan a quedarse ingresados en hospitales holandeses…

Los interesados en que se aplique en todo el mundo, como solución a los problemas de escasez de recursos, de pensiones, etc.,  saben que vender la muerte directamente es difícil. Por eso, practican estrategias de marketing que pasan inadvertidas pero que van configurando y “educando” nuestra mentalidad para que demos pasos en la dirección que les interesa.

Ya lo hizo Anthony Trollope en el siglo pasado con su novela El plazo fijado, donde la población de un lugar imaginario aprueba por mayoría una ley que establece la eutanasia obligatoria para todos los ciudadanos de más de 66 años. Al llegar a esa edad, deberán ser llevados a una institución situada en la ciudad de Necrópolis en la que reciben buenos cuidados mientras se preparan para morir, lo que tiene que suceder no más tarde de un año”. Mientras tanto, reciben charlas pro-eutanásicas para ir viendo con buenos ojos lo que nadie quiere aceptar.

Y como muestra, un botón: os dejo aquí este vídeo que, bajo capa de parodia, va inoculando el virus eutanásico.

 

Recibe el blog de NCH en tu buzón

Día Internacional del Hombre, ¿para qué?

 

Hay una crisis de la masculinidad porque se culpa a los hombres por el mero hecho de serlo“. Así se expresa Jordan B. Peterson, psicólogo clínico canadiense, autor del best seller Doce reglas para la vida, de gran éxito entre los millennials, especialmente entre los hombres. Y sigue explicando de dónde viene, en su opinión, esa culpabilización del hombre:

La izquierda posmoderna y sus guerreras feministas han logrado imponer la idea de que la jerarquía es una construcción social del malvado y corrupto patriarcado occidental. Sepultan la biología bajo su ideología. Niegan la naturaleza para culpar al varón. Es absurdo. Sus ideas no tienen base fáctica alguna. La Biología evolutiva y la Neurociencia demuestran que las jerarquías son increíblemente antiguas. Más que los árboles.” Podéis leer más en esta estupenda entrevista  en El Mundo.

El Día Internacional del Hombre, que acabamos de celebrar esta semana (19 de noviembre) está pensado para celebrar los valores positivos que los hombres brindan al mundo, sus familias y sus comunidades. La idea es fomentar el liderazgo a través del ejemplo, con trayectorias masculinas que sean inspiradoras para niños, adolescentes y jóvenes adultos. No se trata de contraatacar el movimiento #MeToo, ni otras iniciativas surgidas en los últimos meses para luchar contra el acoso a la mujer. Se trata de re-situar las cosas. Porque es cierto que las mujeres han tenido históricamente muchas más dificultades: este mismo 19 de noviembre hemos recordado los 85 años de la primera vez que votaron las mujeres.

Es cierto que hay mucha injusticia en la valoración negativa que se está haciendo actualmente del hombre. Un ejemplo que acaba de llegarme, y del que ya hemos hablado otras veces (ver aquí), es el de las denuncias falsas contra hombres (aprovechando la sensibilización pro-mujer que hay en la sociedad), así como el sufrimiento de padres que se ven privados de sus hijos.

Lo que me parece más importante, y por eso quiero recordarlo una vez más, es que hombres y mujeres somos complementarios y nos necesitamos mutuamente para enfocar mejor los problemas y construir un mundo mejor. De la interacción entre nosotros surgen sinergias muy beneficiosas para todos. ¡Celebremos las diferencias!

Aprovecho la ocasión para felicitar hoy Thanksgiving Day a todos mis amigos, colegas y alumnos americanos.

Recibe el blog de NCH en tu buzón

Human results

Nuestro valor diferencial es la inversión en las personas y sus relaciones tanto si son candidatos como clientes“. Son palabras de Consuelo Castilla, presidenta de la consultora integral AdQualis, PADE por el IESE, y anfitriona de la Gala de entrega de los

Todos los premiados con Consuelo Castilla, presidenta de AdQualis, en el centro

AQ Awards, espacio de reencuentro de profesionales de la dirección de Personas, que lleva 30 años reuniéndonos en un ambiente festivo y familiar. AdQualis refleja el avance que se va produciendo en la superación del concepto “recurso humano”, a favor de palabras como “Human Results”, que han adosado a su nombre, y que tienen mucho más sentido.

En el cocktail posterior, algunos premiados y clientes  nos hablaron de que “se respiraba ese ambiente de confianza propio de una comunidad de crecimiento y desarrollo del talento.”

Los AQ Awards se constituyeron en el año 1999 con el objetivo de destacar las prácticas más innovadoras y más valiosas en la gestión empresarial de la dirección de personas y así premiar la labor y la trayectoria de directivos y profesionales que las impulsan y lideran”. Se hizo entrega de los galardones 2018 en una Gala que tuvo lugar una vez más en el Teatre Nacional de Catalunya y que reunió a más de 500 directivos, empresarios y profesionales de los departamentos dedicados a la gestión de personas.

Se premiaban las categorías de General Manager, HR Director, Talent Management, HR Specialist, Dirección enfocada al Desarrollo de Personas, y Mejores prácticas en RSC. Resultaron premiados, respectivamente, Oriol Vila, EMBA del IESE (Hola Luz), Natalia Arizcuren (Zambon), Beatriz Malpartida (Schweppes Suntory España), Gemma Sadurní (Jacob Douwe Egberts), Josep Barbena (GB Foods Italy) y Mars (recogieron el premio Esperanza Ribas, HR Director y Agustina Salazar, Corporate and Consumer Care Specialist).

Esperamos con ilusión la próxima edición de los AQAwards!

 

Recibe el blog de NCH en tu buzón

Otras entradas