Los mercedarios vuelven a “La Mercè” de Barcelona

 

Celebración de San Pedro Nolasco, en la Basílica de La Merced de Barcelona, el pasado 6 de mayo

El próximo 23 de septiembre de 2018, en la catedral de Barcelona, (víspera de la Fiesta de la Virgen de la Merced, patrona de la ciudad) los miembros de la Orden de la Merced renovarán las promesas de fidelidad que hace 800 años hizo el barcelonés San Pedro Nolasco ante Berenguer de Bou, obispo de Barcelona, en presencia de Jaime I el Conquistador, rey de Aragón. Así fue la fundación de la nueva orden religiosa, inspirada por la aparición de la Virgen que pidió la “redención de los cautivos”. Hace un año escribí sobre ello en “Mi vida por tu libertad”.

El pasado 6 de mayo, fiesta del fundador, la Hermandad de la Virgen de la Merced me invitó a su asamblea anual, precedida de misa con imposición de medallas a nuevos hermanos, y seguida de cena de gala. Este año, además, se celebra que la orden de la Merced vuelve a ocuparse de la Basílica, tras 200 años de ausencia, por la Desamortización de Mendizábal. Después pasó a ser parroquia y, durante la Guerra Civil, la iglesia fue quemada y la estatua de bronce de la Virgen que estaba situada sobre la cúpula, demolida. Fue repuesta en 1959. Ahora, gracias a la labor de la Hermandad de la Merced, los padres mercedarios han vuelto a hacerse cargo de la Basílica, en la persona de un consiliario que espera, en breve, ser nombrado párroco.

La Hermandad de la Merced tiene su origen en una “Pía Asociación de Devotos de la Virgen de la Merced, Patrona de Barcelona” fundada en octubre de 1956. Como hermandad existe desde 1964 y, como podéis leer en su página web:

Tiene como objetivo principal el fomento de la devoción a la Virgen de la Merced, promoviendo al mismo tiempo el esplendor del culto que desde siglos viene dedicándose al templo Santuario de la Ciudad Condal y obras de redención social de acuerdo con las necesidades de nuestro tiempo y el espíritu mercedario.

Una de las iniciativas más importantes que la Hermandad ha acometido es la construcción de un nuevo órgano, con la ayuda de subvenciones de la Generalitat y de la Fundación La Caixa. La Basílica de la Merced se merece un órgano de primera categoría, pero para llevar su sonido hasta la máxima excelencia, y que sea un referente, no solo en la Ciudad Condal, sino en el resto de España e internacionalmente, se necesita más ayuda económica. Por ello, la Hermandad ha presentado un proyecto de apadrinamiento de uno (o varios) de los 3.000 tubos del órgano. Aquí podéis informaros y colaborar.

Intervención del padre Millán en el Hotel Avenida Palace

Durante la cena, el padre mercedario Joaquín Millán, escritor, resumió los hechos históricos de la fundación de la Orden y resumió sus principales labores en estas tres:

  • Prevenir la cautividad.
  • Cuidar de aquellos que ya están presos.
  • Reinsertar a los que han estado cautivos.

La cautividad, hoy en día, además de la de aquellos que cumplen condena de privación de libertad en las cárceles, se refiere también a otros tipos de “cárceles” que aprisionan la libertad y la dignidad del ser humano, cada época de manera diferente:

La acción social de la Orden de la Merced se concentra en ofrecer una herramienta rehabilitadora y preventiva de colectivos desfavorecidos. Ofrece atención a personas que tienen problemas con la justicia, así como servicios destinados a cubrir las necesidades básicas (alimentación, ropa, etc), servicio de acogida y de orientación y habilidades laborales. También hace proyectos para el desarrollo.  
Su acción educativa y asistencial se centra en los jóvenes abandonados, marginados o desfavorecidos, así como en la reinserción de los presos, refugiados y jóvenes explotados de los países en vías de desarrollo, las personas enfermas, con problemas de drogadicción, malos tratos y los mayores en situación de desamparo.”

En su homilía, el obispo auxiliar de Barcelona se refirió a una moderna cautividad: la esclavitud de la autorreferencialidad, que consiste en poner al propio “yo” como referencia de todo lo que hacemos, pensamos, decimos; medirlo todo en función de mis gustos, mis intereses, mis experiencias, volviendo continuamente a mí mismo como referente, sin admitir otros.

El propio San Pablo advertía contra esa tentación en la liturgia de ese día. Contra el individualismo y egocentrismo actual, la Hermandad de la Merced es un sólido pilar para nuestra sociedad que nos enseña a vivir también fuera de nosotros mismos y de nuestros propios intereses.

Nuestra Señora de la Merced, patrona de Barcelona

 

 

Recibe el blog de NCH en tu buzón

Índice I-WIL 2018 de liderazgo femenino

Ayer por la mañana, en la sede del ISEM (UNAV) en Madrid, mi amiga y colega Esther Jiménez (profesora del IESE y decana de Educación en la UIC) y yo presentamos a los medios el Índice I-WIL 2018 de Liderazgo femenino, con el patrocinio de Cellnex Telecom y de la Fundación Fabre. Es uno de los estudios que estamos realizando desde la Cátedra Mujer y Liderazgo del IESE, y que impulsa con el objetivo de evaluar el liderazgo de la mujer en diferentes países del mundo. Su finalidad es aportar indicadores y propuestas que contribuyan a dar visibilidad al talento femenino y su aportación a la empresa, así como promover una sociedad más flexible y humana en lo referente a sus horarios, estructuras y políticas, de modo que se facilite la conciliación de la vida laboral, familiar y personal de los ciudadanos. Aquí tenéis un resumen de los datos. Y podéis ver la repercusión que está teniendo en algunos medios, como El País, La Vanguardia, La Vanguardia.com, Informaria, Observatorio, Mujer emprendedora, Diario Siglo XXI, Servimedia, El Economista.

Con Esther Jiménez, presentando el Índice I-WIL a los medios

El Índice I-WIL se basa en indicadores que inciden en la trayectoria profesional y el liderazgo de las mujeres a partir de cuatro dimensiones: liderazgo personal, liderazgo político, liderazgo empresarial y liderazgo social.

España ocupa la octava posición en el índice, entre 34 países de la OCDE, comparando la situación actual (2018) con la que existía en 2006.

Los países nórdicos son el referente en liderazgo femenino e igualdad de oportunidades para las mujeres; frente a Turquía, Japón y Corea del Sur, que se sitúan como los países con menor liderazgo femenino y menor igualdad de oportunidades. España avanza un puesto desde 2006.

 

Un dato muy interesante es que España ocupa el número 2 en liderazgo personal -solo detrás de Portugal-, entendido como la capacidad de las mujeres de estudiar, más allá de lo que es obligatorio, y/o de emprender, ya sea creando sus propias empresas o desarrollando y registrando patentes.

En el liderazgo político ocupamos el puesto número 7. En promedio, la presencia de mujeres diputadas en los 34 países de los que consta el índice se ha incrementado en 6 puntos desde 2006, gracias sobre todo al efecto de las cuotas impuestas por los propios partidos políticos en sus listas de candidatos o por las legislaciones impulsadas para conseguir parlamentos más paritarios. Indudablemente, aquí ha ayudado la aplicación del sistema de cuotas, que se ha aplicado introduciendo determinado número de mujeres en las listas de los partidos políticos.

Sin embargo, suspendemos en liderazgo empresarial, mientras que los países con mayor liderazgo empresarial femenino en 2018 fueron Noruega (1), Suecia (2) e Irlanda (3), que tienen un porcentaje de mujeres en los Consejos de Administración superior a la media del índice, bajas tasas de trabajo parcial involuntario y de paro femenino, así como una población activa más equilibrada entre hombres y mujeres. El estudio constata el estancamiento global en el número de mujeres managers, que apenas ha crecido una décima en la última década (del 4,4% en 2006 al 4,5% en 2018) y el persistente desequilibrio entre hombres y mujeres. Desafortunadamente, en esta dimensión, España se sitúa entre los últimos puestos del ránking, ocupando el número 25. 

También suspendemos en liderazgo social: se han analizado el apoyo que reciben las mujeres y el impacto de las barreras que encuentran para integrar su vida personal, familiar, y laboral, utilizando indicadores como la edad a la que tienen su primer hijo, la duración de la baja de maternidad y paternidad, o la tasa de escolarización de los niños de 3 a 5 años. Los países con mayor liderazgo social en 2018 según el índice I-WIL son Israel (1), Reino Unido (2) y  Francia (3), mientras que España se queda con el puesto 29.

Los 34 países del Índice I-WIL

Estar en los puestos más bajos de liderazgo empresarial está totalmente relacionado con no haber repensado la empresa cuando entra la mujer en el mercado laboral, con no haber integrado maternidad y paternidad de un modo armónico en el día a día de las empresas. Las ayudas que se esperaban por parte de las empresas, el Estado, las Comunidades Autónomas… no están llegando. No así en Francia, donde -por ejemplo- la importante ayuda que reciben las familias permite que la tasa de fertilidad se mantenga en 2 hijos.

Las posiciones de los diferentes países se han ido moviendo en la medida en que se han ido aprobando leyes que promocionan el avance de la mujer,  En España, la Ley Orgánica 3/2007 para la igualdad efectiva de mujeres y hombres se consideró en su momento una ley muy potente, aunque desde entonces no hemos subido más que una posición.

Con esta primera edición del Índice I-WIL esperamos ir avanzando en los temas relevantes para el liderazgo femenino en España y en los demás países de la OCDE.

Recibe el blog de NCH en tu buzón

¿Quieres familia? ¡Algunos la alquilan!

Foto de Javier Jaén

¿Te hace falta un marido, un hermano, o una abuela? ¡En Japón puedes alquilarlos! Una empresa nipona llamada “Family Romance” ofrece este servicio que el director describe como “afecto humano expresado en forma de familia”, como cuenta The New Yorker. Se trata de proporcionarte parientes de repuesto, cuando los tuyos han fallecido, o están lejos o ausentes por algún motivo… Kazushige Nishida, un empleado sexagenario de Tokio, reciente viudo y padre de una hija con la que no tiene relación, contrata el servicio de una esposa y una hija para que le acompañen durante una cena por unos 370 dólares. Las elegidas por la agencia se ponen de acuerdo con Kazu (así le llamaba su esposa real) sobre detalles de cómo se comportaban las verdaderas y empiezan a actuar. Kazu queda satisfecho, “cualquiera desde fuera los habría tomado por una auténtica familia”. Tras varias cenas fuera, las invita a cenar a casa y, al final, se atreve a enviar su llave a la agencia: vuelve esa noche a un hogar iluminado, habitado, con la cena preparada. Lo más emocionante de la historia es que las relaciones entre los tres dejan de ser fingidas: Kazu comienza a hablar de su hija “perdida” y, al final, se atreverá a llamarla. Él mismo se da cuenta de que ya no ve a las actrices de Family Romance como sustitutas de sus parientes, sino como seres humanos únicos, y él mismo se relaja y actúa con naturalidad.

Al final, es la historia tan antigua de la soledad del ser humano, ser social y, sobre todo, familiar. Este domingo celebramos en muchos países del mundo el Día de la Madre. Con una tasa de fertilidad muy baja, alrededor de 1’3 hijos, e inmersos en un invierno demográfico con tintes suicidas por una crisis de valores (de otra manera no se explica que, con más facilidades que antes, cada vez se tengan menos hijos), las nuevas tecnologías salen al paso con recursos como una app llamada Woom, (ideada por Laurence Fontinoy y Clelia Morales, fundadoras de Woom Fertility), pensada para que sus usuarias se queden embarazadas en el menor tiempo posible. Ellas mismas no se aplicaron el cuento, como recoge El País, y tuvieron que vivir en propia carne las dificultades para concebir cuando ya eran mayores. Abandonaron sus puestos en Google y eBay respectivamente, y fundaron una compañía del sector FemTech (nuevas tecnologías al servicio de la mujer). Tras un récord de 40.000 embarazos en algo menos de dos años, ahora quieren ampliar la ayuda al parenting (aprender a ser padres) y en la época de la menopausia.

El hogar, centro neurálgico de la familia, es el marco de referencia que mi colega el profesor del IESE Antonio Argandoña ha elegido para abordar con otros expertos muchos desafíos que afronta hoy la familia. Acaba de editar el libro The Home: Multidisciplinary reflections, porque el hogar no es solo “donde reside el corazón, sino también donde empieza la sociedad”.

En algunos posts de su Blog Economía, Ética y RSE, Argandoña selecciona frases de la encíclica del papa Francisco Amoris Laetitia, que le sirven para ilustrar que el hogar es el marco adecuado para la investigación social y la puesta en práctica de mejoras importantes, ya que “permite trabajar a largo plazo, sin obsesionarse por resultados inmediatos (…), con paciencia en situaciones difíciles y adversas, o los cambios de planes que impone el dinamismo de la realidad”. “Se trata de privilegiar las acciones que generan dinamismos nuevos en la sociedad e involucran a otras personas y grupos que las desarrollarán” (lo que vale también para la empresa, otra “organización multipropósito”):

“El hogar es una organización preparada para cuidar. Siempre. A todos. Por eso, el hogar es el lugar al que se vuelve. Es una organización multipropósito: todos hacemos muchas cosas, que van cambiando en el tiempo: las funciones del hogar no son siempre las mismas, pero todas son importantes. Hemos de estar dispuestos a hacer lo que haga falta: como decía aquel, a planchar un huevo o a freír una camisa. Los procesos son largos, necesitan tiempo.”

Pero no hay hogar sin maternidad, fiesta que celebramos este domingo. Os dejo con estas palabras de la Madre Teresa de Calcuta, y un vídeo que hace pensar:

“Enseñarás a volar, pero no volarán tu vuelo.
Enseñarás a soñar, pero no soñarán tu sueño.
Enseñarás a vivir, pero no vivirán tu vida.
Sin embargo.., en cada vuelo, en cada vida, en cada sueño,
perdurará siempre la huella del camino enseñado”

¡Muchísimas felicidades a todas las madres, abuelas y bisabuelas!

Imagen de previsualización de YouTube

Recibe el blog de NCH en tu buzón

Otras entradas