¿Pecas en las manos? Mujeres en Consejos de Administración

Hace ya más de 15 años, cuando empezábamos a hablar de mujeres en Consejos de Administración, un headhunter me dijo que para estar en un Consejo “había que tener pecas en las manos”… Han pasado muchos años y muchas cosas… y la presencia en los Consejos va de mucho más que de edad. Acabamos de presentar el 5º Informe Mujeres en los Consejos del IBEX-35, que elaboramos conjuntamente con la consultora de comunicación Atrevia. A lo largo del último año, se han producido cambios tanto en la composición del selectivo (con la incorporación al IBEX-35 de Cellnex Telecom, Viscofan y Meliá Hotels international, y la salida de Sacyr, FCC y OHL), como en los Consejos de las propias compañías.

atrevia pirámide consejeras

Según los números “gordos”, el número de consejeras sube solo el 1,1%, el menor ritmo de incremento de la década. Pero si miramos los números con más detalle, teniendo en cuenta solo las 32 empresas que siguen en el IBEX-35 desde el año pasado, el incremento ha sido de 7 mujeres, es decir 8,5%, lo cual supone una tendencia al alza que ya no se detiene. Vale la pena recordar que del 2002 hasta hoy hemos pasado del 2% de mujeres ocupando los sillones de los Consejos del IBEX-35, al 20%, y en los últimos 7 años del 10% al 20%: un 100% más, se ha doblado el número..

Actualmente hay 92 consejeras, que son mayoritariamente independientes (un 78,26%). España sigue por debajo de la media europea (23,30%) con un 20,31%. Si en 2016 se produjo el hito histórico de que todas las compañías del IBEX-35 tuvieran al menos una mujer en sus Consejos, este se mantiene con la incorporación este año de Cellnex Telecom, que acaba de anunciar el nombramiento de Marieta del Rivero como consejera independiente (noticia de última hora que podéis leer aquí). Una causa del freno a la presencia de mujeres en los Consejos es la tendencia a reducir su tamaño, siguiendo los consejos del Código Unificado de Buen Gobierno. En 2017 se ha avanzado ya hasta el número de 6 mujeres en dos Consejos:  Abertis  (46% de representación femenina) y Santander (40%).  La escasísima presencia de consejeras ejecutivas no ha variado, siguen siendo las mismas tres del año pasado, en las mismas tres empresas, y se ha reducido a dos el número de presidentas de Consejos de Administración, con la salida de FCC del selectivo. Podéis consultar todos los datos del Informe en nuestra página web www.women.iese.edu, aquí.

 

La semana pasada tuve el honor de impartir la sesión Mujeres en Consejos de Administración. Luces y sombras tras un año del nuevo Código de Buen Gobierno, dentro del Programa de Continuidad de IESE Alumni junto a Isabel Tocino, consejera del Banco Santander, miembro electivo del Consejo de Estado, miembro de la Real Academia de Doctores y consejera no ejecutiva de ENCE Energía y Celulosa, S.A., Naturhouse Health, S.A. y Enagás, S.A. Madre de siete hijos, uno ya en el cielo. Fue Ministra de Medio Ambiente, presidenta de la Comisión de Asuntos Europeos y de Asuntos Exteriores del Congreso de los Diputados y presidenta para España y Portugal y vicepresidenta para Europa de Siebel Systems.

Comenzamos la sesión con los datos del Informe y hablé de la mujer y sus retos. Invitamos a Isabel Tocino, mujer que ha roto todos los techos, de cristal y de cemento para que nos sirviera de referencia. Una mujer pionera en tantos campos, que compartió con nosotros su trayectoria y, sobre todo, ofreció valiosísimos consejos:

  • Para el accionista y el inversor, la diversidad en los consejos no va de género, sino de talento. Hablemos primero de persona. Lo primero es siempre la formació (os recuerdo que en junio tendremos el Enfocado Mujer y Liderazgo. Más información aquí). También es importante formar parte de comisiones en los Consejos. Lo frecuente es que te llamen para ser consejera en tu sector, 20170309_180242porque expertas en todo no podemos ser. También es importante la madurez y la experiencia, que van ligadas  a la edad, lógicamente: ¡sí que hay que tener pecas!
  • A las mujeres nos necesitan en los Consejos, porque así lo establecen los mercados, la biología… Tenemos la inteligencia emocional, el multitasking, la capacidad de conectar,  la resiliencia…Las cuotas no nos ayudan nada. “¿Serán quizás un invento de ellos, para seguir apartando a las mujeres en un “corralito”…?”, bromeó.
  • Es fundamental plantearse la posición en el Consejo con actitud de servicio. Primero a los accionistas e inversores. Lo que estos quieren no es mujeres porque sí, o diversidad en general. Se ha acabado el privilegio de ser mujer. Lo que los inversores quieren son compañías saludables, riesgo sostenible, consejeros fiables y transparentes. Y luego servicio al cliente, cada vez más exigente debido, en parte, a la gran cantidad de información inmediata de que dispone…
  • El cambio en los Consejos tiene que producirse. ¿Por qué no liderarlo nosotras? Si tú quieres, ¡no te lo va a hacer otro! Y la ambición está muy bien…pero hay etapas y hay que ir dando pasos. Primero formación, muchas ganas y levantar la mano: “¡Aquí estoy yo!” Hay que sacar mucha rentabilidad al yo…. y mucha más a las circunstancias.
  • Nos falta autoestima por el tremendo perfeccionismo con el que nos movemos (uno de los techos de cemento) .
  • La confianza se basa en la credibilidad que tienes, la fidelidad a la ética de tus valores, coherencia de vida… Aprendes preguntando… yendo cada día más formada. Hasta que, un día, se hace silencio cuando hablas.
  • La capacidad de adaptación viene de la empatía, que es otro nombre de la inteligencia. La intuición está muy bien, pero tiene detrás muchas horas de trabajo.

Isabel Tocino compartió con nosotros muchas anécdotas de su vida personal y familiar, desde que terminó la carrera hasta que se casó y empezaron a llegar los hijos y siendo bebés ya los llevó a la guardería, en contra de la opinión de su madre. Pero era la única manera de conciliar familia y vida personal con su doble puesto de profesora universitaria, por la mañana en la Complutense de Madrid, y por la tarde en la Universidad de Segovia. Ella piensa que es más importante la presencia junto a los hijos cuando hay que mantener conversaciones importantes para ellos, escucharles… Nos contó que ha educado a sus 6 hijas en el espíritu de servicio, de esfuerzo, para llegar a donde quieran llegar: porque si quieres puedes, nos dice. No por ser mujer puedes optar a menos. Pero ser mujer no es tampoco el salvoconducto para llegar. El camino es la constancia, el esfuerzo, la preparación y una actitud luchadora y proactiva, “preguntona”, en el día a día. Así, hasta llegar a la meta.

Recibe el blog de NCH en tu buzón

¡Padre no hay más que uno!

Ahora que se acerca el Día del Padre, recuerdo un breve anuncio que ofrece un interesante punto de vista sobre la paternidad, entendida como la función del padre.
Lo primero que impacta es la letra de la famosa canción Hero (Héroe), de Family of the Year, parte de la banda sonora de la película Boyhood:
Padre
Déjame marchar… no quiero ser tu héroe…
Tu farsa: no quiero formar parte de tu desfile…
uno merece la oportunidad de caminar con todos los demás…

Se trata de un hijo que ve cómo su padre no da tres balonazos con él sin interrumpir el juego por una llamada de móvil que se eterniza. Un padre que no desconecta del trabajo nunca. Son temas que vivimos frecuentemente. La conciliación vida personal, familiar y laboral se ha visto gravemente comprometida en las últimas décadas por nuevas adicciones, al móvil fundamentalmente. Varios estudios recientes confirman que a través de este aparato atendemos no solo llamadas, también contestamos emails, navegamos por internet y estamos en todas las redes sociales posibles. El ordenador ha quedado desplazado porque el móvil en el bolsillo va a todas partes con nosotros, apropiándose de nuestras vidas.

Escribe la pedagoga Elena Roger Gamir: “Estar inmersos en el día a día nos impide mirarnos desde fuera y ver qué aspectos de nuestra vida deberíamos cambiar para ser los mejores padres/personas posibles. Lo peor es que en muchas ocasiones creemos que son nuestros hijos los que deberían cambiar y nuestros hándicaps se vuelven invisibles para nosotros… Cuando no afirmamos que hemos cambiado porque ellos nos han obligado a cambiar…, con cierta acritud en el tono…“. (Ver artículo completo aquí)
Hay un tercer personaje en el vídeo que observa de manera activa: el abuelo, que además de hijo también es padre. Pone ante el nieto la realidad de lo que su padre fue de pequeño: un niño como él. Lo está preparando para perdonar la desatención de su padre, porque nadie nace sabiendo. Tampoco padres y madres. Por eso, cuando el abuelo les deja las viejas cajas del Scalextric, el padre comprende y se deja llevar, abajándose hasta la altura de su hijo. Se tiran al suelo para jugar, mientras el móvil suena y suena, siendo, por fin, ignorado.
Todavía hoy hay un salto generacional enorme entre abuelos y nietos. Hay una diferencia de contexto socio-tecnológico evidente. Aún hoy los abuelos tienen mucho que aportar a unos padres que han olvidado lo que es dedicar el fin de semana a jugar con los hijos, sentarse con ellos en el sofá a leer cada uno su libro, pasear o hacer deporte juntos sin tecnologías que interrumpan. Siendo reactivos, siempre hay excusas para la tecnología. Busquemos y encontremos contra-excusas y… ¡escuchemos a los abuelos!

Imagen de previsualización de YouTube

No quiero acabar el post sin recordar también el momento en que padre e hijo intercambian sus roles.  Este vídeo recoge el momento en que el hijo debe empezar a hacerse cargo de su padre ya mayor. Ojalá sea con el mismo cariño que él le dedicó en sus primeros pasos y sus primeras letras:

¡Felicidades a abuelos, padres e hijos!

Hijos, disfrutad de vuestro padre mientras podáis….

Imagen de previsualización de YouTube

Recibe el blog de NCH en tu buzón

Liderazgo de la mujer africana: Familia, Solidaridad y Hospitalidad

Una mujer africana, menuda, de amplia sonrisa y finas manos voladoras, animada de un espíritu magnánimo y soñador, pero fundamentada en su altísima formación y extensa experiencia, nos dijo ayer:

“Tengo una obsesión: liberar a la joven mujer africana de ser abducida por el liberalismo individualista rampante del beneficio propkankindiio, mío, que conduce fácilmente a la corrupción.  Les enseño que la dignidad del ser humano y el trabajo por el bien común liberará la integridad natural que poseen las mujeres del mundo, por su posición familiar, social… Son hijas, esposas, madres, hermanas… Estos roles naturales de la mujer hacen que sean especialmente íntegras. Lo que busco es sacar a la luz esa cualidad para que la pongan a trabajar en beneficio de la sociedad”

Son las palabras apasionadas de la filósofa Antoinette Kankindi, premio Harambee 2017 (en swahili significa “todos juntos”) a la Promoción e Igualdad de la Mujer Africana, que nos ofreció ayer una sesión memorable sobre “El Liderazgo de la Mujer en Africa”. Licenciada en Filosofía y Letras y en Derecho y doctora en Filosofía Política, desde hace 12 años es profesora de Ética y Filosofía Política en la Universidad de Strathmore en Nairobi, Kenia.

La profesora Kankindi está convencida de que es imposible mejorar la vida en cualquier lugar de África si no se trabaja por mejorar la situación de la mujer y dar a la juventud razones para tener esperanza. La mujer, asegura, es el auténtico motor de África. Para conseguirlo, ha puesto en marcha un programa de educación de liderazgo de la mujer en el contexto con los valores africanos, donde enseña el valor de la integridad a jóvenes que incluso van abriendo sus propios negocios (12 de ellas ya los tienen en marcha).

Como valores/principios propios de África destacó tres:12 (1)

  1. Familia: “la familia me hace a mí… No soy nadie sin la familia”, tanto próxima como extendida. La persona ve enaltecida su dignidad justamente por esta capacidad de acoger desarrollada en las relaciones familiares amplias.
  2. Solidaridad: como consecuencia de la familia. La sociedad africana, mayoritariamente rural, está acostumbrada a aportar de lo suyo a aquel que sufre pérdidas, o no dispone de lo necesario. Hoy, desafortunadamente, este concepto de solidaridad familiar se ha ido diluyendo en los ámbitos urbanos, quedando reducido a gastos compartidos en bodas y funerales.
  3. Hospitalidad: especialmente con el de fuera, el que llega nuevo y no conoce a nadie. También hoy se empieza a perder este valor y surgen negocios en torno a la hospitalidad, que siempre fue gratuita.

Complementariedad vs. Competitividad

En relación con el de14bate mundial que se da en la actualidad sobre la llamada “cuestión del género”, nos ofreció dos metáforas africanas tradicionales para poner de manifiesto la complementariedad de hombre y mujer:

– La mujer es el pilar de la casa, entorno al cual el hombre construye la casa. No podría hacerlo sin ese pilar.

–  La mujer es el cuello y el hombre la cabeza, uno sin el otro no pueden existir.

Pero, como hemos tratado y denunciado muchas veces en este Blog, el mundo de hoy gira en torno a la competitividad. Si se inculca este valor como único en la familia, se anula la confianza, porque implícitamente me están enseñando a no fiarme de nadie. Estoy siempre compitiendo y quiero ganar. ¡Educamos para el mercado! Antes, la Universidad iba por delante, ayudando a reflexionar en profundidad sobre la realidad… Ahora se jacta de “producir gente para el mercado”.

Como misión inmediata, tenemos que recuperar el sentido de la complementariedad para sobrevivir a la competitividad que campa a sus anchas en los roles individualistas.

La profesora Kankindi cree que la disposición de la mujer para la virtud es muy elevada. Tanto si se reconoce como si no, la mujer de África representa el liderazgo, se trata de que lo ejerza con integridad. Su misión es conseguir fondos (50.000 euros, más información en akankindi@strathmore.edu y www.harambee.es) para formar a las mujeres jóvenes para que puedan ser las líderes íntegras que necesita el continente.

IMG_20170308_202143

 

Recibe el blog de NCH en tu buzón

Otras entradas