Conversaciones inspiradoras

conversación 2Al finalizar esta semana una de mis sesiones en el PDG, uno de los participantes espetó: “Nuria, parece que siempre acaba todo con una conversación”. Y es que tras muchas discusiones de casos, el primer paso acostumbra a ser ir a  hablar con alguien. Pero la conversación nunca es el final, es el principio.

La conversación es el principio en dos sentidos: el primero es mejorar el diagnóstico de un problema, recogiendo nueva información, nuevos datos, y escuchando otra “campana”, otra voz, que nos amplíe nuestra perspectiva.

En un segundo sentido, es el principio de una relación que empezamos a construir, o el de una relación donde se perdió la confianza y con la nueva conversación empezamos a re-construir.

Como señalaba este PDG,  todo conflicto puede acabar llevándonos a una conversación. Dependiendo de cómo la gestionemos, reconstruiremos la relación de confianza o acabaremos cristalizando el conflicto (pero no perdamos la esperanza!!!! Porque el cristal también puede romperse….con otra conversación…seguida de un nuevo modo de hacer las cosas).

“Escoge una conversación que tengas pendiente…¡y hazla inspiradora!” Así acaba la charla de Álvaro González-Alorda que hoy quiero compartir con vosotros (y que podéis ver y escuchar en el video del final de este post). Comparto con él -y así lo explico en mis sesiones- que para que nuestra conversación sea realmente inspiradora necesitamos capacidad de argumentación pero, antes que nada, mucha empatía para conectar con la persona que tenemos enfrente (con sus emociones, su marco de referencia y su visión del problconversación 3ema).

Cuatro puntos son los fundamentales a recordar:

  • Ponte en el lugar del otro. En todos los idiomas hay traducciones del “ponerse en la piel del otro“, “calzarse sus zapatos“, ponte en su lugar para entender su realidad.
  • No juzgues, (“y no serás juzgado”),  porque si lo haces, quizás estás siendo injusto (te faltan datos…), y puedes hacer daño a otros y a ti mismo.
  • Escucha activamente al otro. No te quedes sin preguntar, interesarte, pedir aclaraciones, confirmaciones…
  • Y…busca los hechos.

 Os reto a que, esta misma  semana, tengáis al menos una de esas conversaciones importantes que tenéis pendientes (con un superior, con un amigo, con un hijo, con un colaborador…).  Para conseguir que esa conversación sea inspiradora, este video va a seros de ayuda seguro. Avanti!

 

 

 

Recibe el blog de NCH en tu buzón

Procrastinación: “Ya lo haré mañana”

procrastinacion 2Procrastinación, del latín procrastināre, es un anglicismo que se ha puesto de moda reemplazando palabras como aplazar, andar con dilaciones, diferir una decisión... Es inherente al ser humano la tentación continua de dejar cosas para otro momento.

Primero, está claro que no todo lo podemos hacer en un primer momento.

Segundo, esperamos actuar y recibir gratificación instantánea y, si prevemos que esta se retrasará, optamos por dejar la tarea para otro momento. Cuesta arrancar. La pereza es humana. Más abajo podéis ver en uno de los videos cómo una economista por la Universidad de Navarra explica en una breve charla –TEDx– que es posible usar la pereza como motor

Pero no nos anticipemos. Ya Aristóteles hablaba de la akrasia, o debilidad de la voluntad, cuando descalifica a Platón, que creía imposible obrar en contra de lo que la razón ha definido como justo. Aristóteles, sin embargo, ve que la razón es perturbada por las pasiones. Se trata de la voluntad que no ha permitido actuar. Nuestros impulsos pueden hacer que nuestra voluntad se mueva en sentido contrario de lo que nuestra razón nos dicta (cumplir con una obligación, un horario, etc.), o hacer que nuestra voluntad no se mueva en absoluto. Santo Tomás de Aquino explica, dando un paso adelante, la debilidad de la voluntad del procrastrinador por el modo en que sus pasiones  le inclinan, y el dominio racional del diligente, cuya razón posibilita la resistencia de la voluntad.                          

Dice Enrique García-Máiquez en un artículo en Nuestro Tiempo -que podéis leer aquí:

“El hecho de que la palabra [procrastinación] haya intensificado en los últimos tiempos su presencia responde a dos motivos, uno psíquico y otro sociológico. El primero es que, como subraya George Ainslie, la procrastinación no es más que la otra cara de la impulsividad. Quien hace en todo momento lo que quiere, deja de hacer lo que quiso. Esas voluntades zapping, diríamos, van saltando de una actividad a otra a golpe de clic. Como ahora abundan (quien lo probó lo sabe), la procrastinación se ha vuelto el último grito. El segundo motivo es sociológico: cada vez tenemos más trabajo, menos tiempo, más gadgets, menos autonomía. A menudo, la procrastinación es la única válvula de escape a una presión múltiple.”

Pero, como explica Piers Steel, autor de The Procrastination Equation, los procrastinadores son menos felices. La razón está en los remordimientos que sentimos al posponer las decisiones importantes sobre nuestra salud, educación y carrera profesional. Además, mientras tú dejas algo para mañana, hay gente que lo estaba esperando para hoy: procrastinar le hace más difícil la vida a tus compañeros de trabajo, a los miembros de tu familia,  porque les obligas a estar pendientes de ti.

Este divertido vídeo nos muestra de forma muy gráfica e irónica las muchas actividades, llenas de buenas intenciones, que en nuestra vida comenzamos y tantas veces dejamos a medio hacer: nos apuntamos a un gimnasio, y no vamos… Empezamos un escrito que no terminamos… Nos compramos un instrumento musical que abandonamos luego… Ideamos la solución de un problema para terminar olvidándola en un cajón…

Imagen de previsualización de YouTube

Por último, os animo a ver esta TEDx sobre la pereza como motor del mundo, de Raquel Sánchez, economista por la Universidad de Navarra. Nos ayuda a dar la vuelta a ese defecto tan humano que todos encontramos alguna vez en nuestro camino a las grandes decisiones (e implementaciones) o a las simples y repetitivas tareas de cada día:

Imagen de previsualización de YouTube

Bueno, parece quedar claro que se impone una buena dosis de disciplina, ¿no?

Recibe el blog de NCH en tu buzón

Perder el trabajo al ser madre

miedo-embarazoCuatro de cada diez mujeres de entre 35 y 40 años temen perder su trabajo al ser madres. Se trata de un dato contrastado en encuestas sobre la población activa del INE, que refleja un problema, no para mantener al hijo una vez reincorporada a la vida profesional, sino el miedo a que su carrera se estanque o acabe, por el hecho de tenerlo.

La frustración que genera esto en la mujer puede derivar en problemas de ansiedad, depresión o, incluso, tocofobia o miedo al embarazo (aquí podéis leer más sobre el tema)

Con Neus Munté presidiendo la 3ª Reunión del Comité Asesor para la Ley de la Reforma Horaria, en el Palau de la Generalitat

Con la consellera Neus Munté presidiendo la 3ª Reunión del Comité Asesor para la Ley de la Reforma Horaria, en el Palau de la Generalitat

Desde este Blog hemos abordado numerosas veces el tema (aquí podéis leer el post más reciente) y hemos analizado las causas, los efectos en la sociedad y hemos propuesto algunas soluciones.

La más perentoria es racionalizar los horarios, de manera que la mujer pueda abordar confiadamente un posible embarazo sin miedo a tener que elegir entre familia y trabajo.

Esta semana se celebra en toda Cataluña la Semana de los Horarios, organizada por el Departamento de Presidencia de la Generalidad de Cataluña e Iniciativa para la Reforma Horaria. Ayer por la tarde participé,  junto con otros miembros del grupo motor de la Iniciativa para la Reforma Horaria,  en la Mesa Redonda organizada conjuntamente con el Instituto Catalán de la Mujer.

¿Por qué las mujeres quieren la reforma horaria? Responder a esa pregunta, o tratar de hacerlo, dio lugar a un animado debate que siguió a nuestras intervenciones. Las presentaciones estaban estructuradas alrededor de cuatro grandes ámbitos:

infografia reforma horariaEn primer lugar, queremos la reforma horaria para que se logre una co-responsabilización plena, de modo que el tiempo que dedicamos al cuidado del hogar y de las personas sea compartido. En segundo lugar, para obtener igualdad de condiciones en el ámbito profesional, y para eso necesitamos organizaciones justas. Un tercer ámbito se refiere al co-liderazgo de las empresas y la sociedad, para romper el techo de cristal. Por último, queremos la reforma horaria porque tenemos derecho a una vida plena: queremos tiempo para nosotras.

La reforma horaria está también muy relacionada con la salud laboral. La firma de colchones Dormity con la colaboración de la doctora Odile Romero, jefe de la Unidad del Sueño del Hospital Valle de Hebrón de Barcelona, ha publicado este mismo año un informe que estima que el 43% de los catalanes ha sufrido disfunciones diurnas del sueño al menos una vez en el último año. Porque, ¿quién duerme completas las prescriptivas 8 horas de sueño? En un artículo del diario empresarial  VIA Empresa, que podéis leer aquí, el doctor Javier Albares, médico de la Clínica del Sueño Estivill y miembro del Consejo  Asesor para la Reforma Horaria, afirma entre otras cosas:

A los empresarios, lo que les interesa es la productividad. Sin embargo, al final todo está íntimamente relacionado: una empresa cuyos empleados estén bien descansados tendrá muchas menos bajas laborales por depresión, etc. Quien duerme peor tiene más tendencia a enfermedades cardiovasculares, problemas psicológicos, etc., y todo eso produce escaso rendimiento en el trabajo. Hay quien rinde más por la mañana y hay quien lo hace más por la tarde. ¿A que en ninguna entrevista de trabajo se pregunta “cuándo eres más productivo”? Pues habría que hacerla.

Este sábado 11 de junio, junto con el diario ARA, recibiréis gratuitamente un ejemplar del cuento “El Diario de Iris”, de Elisa Soro, donde Iris recibe un nuevo reloj –Tac– cuando se estropea Tic, el reloj que marcaba los horarios de la familia. (Podéis leer el cuento aquí)

diario irisEl nuevo reloj es más moderno, marca la hora de cenar una hora antes, a las 8, y con eso la familia consigue ganar en muchos campos: salud, tiempo de lectura, eficiencia en el trabajo del padre, mejora en el estado de ánimo de todos, por fin esperan otro hermanito… La abuela comenta que estos nuevos horarios se parecen mucho a los de su infancia. ¡Los abuelos! Más abajo hablaremos otra vez de ellos, porque también ellos se beneficiarán de la Reforma.

La Iniciativa para la Reforma Horaria aspira a que se apruebe una Ley en otoño de este año, de manera que pueda ponerse en práctica en septiembre de 2017.  Tres serán los colectivos especialmente beneficiados por esta ley. En primer lugar, los niños y adolescentes, grupo de población especialmente sensible. En segundo lugar, el de los trabajadores, que se encuentra claramente en desventaja en relación con el ritmo laboral del resto del mundo. Y, por último, las mujeres, que sufren unos horarios estresantes y poco saludables.

Después del debate de ayer por la tarde podríamos añadir uno más: el de los abuelos, que representan nada menos que 400.000 personas solo en Cataluña y que denuncian estar asumiendo un rol (el de cuidadores de sus nietos) que no les corresponde, según aseguró un representante de la Federación de Asociaciones de Personas Mayores de Cataluña, presente entre el público. Otra cosa es que algunos estén encantados con el nuevo rol…

Muchas propuestas y comentarios giraron  alrededor de lugares comunes, debates ya de años… Por cierto, en algunas propuestas, y aunque las ponentes lo ignoraran, resonaban ecos de la Doctrina Social de la Iglesia -esa gran desconocida–  y de una Ecología Humana en la línea del Papa Francisco en la Laudato si’

Está claro que la reflexión ya está hecha y ha llegado el momento de pasar a la acción.

Par ver el vídeo (en catalán), introduce esta contraseña: giny

 

 

Recibe el blog de NCH en tu buzón

Otras entradas