Gestionar el estrés con Sofrología, iWil Ejecutivas

 

20161129_114036 (2)Este martes 29 de noviembre tuvo lugar la primera de las dos Jornadas de iWil Ejecutivas de este curso. Se trata de dos talleres que proporcionan las herramientas necesarias para el acceso de la mujer en su camino hacia el Comité de Dirección.

En esta primera Jornada, mi amiga y doctora en Psiquiatría Natalia Caycedo nos introdujo en la Sofrología Caycediana. El término Sofrología se construye a partir de tres raíces griegas, “SOS”, “FREN” y “LOGOS”. En conjunto significa “estudio de la consciencia en equilibrio.” Como ella misma nos cuenta:

 “La Sofrología fue creada por el Dr. Alfonso Caycedo, médico psiquiatra, el año 1960. Su intención inicial fue aportar técnicas prácticas para tratar a los pacientes con trastornos de ansiedad o de estado de ánimo.

Hoy en día, tras más de 50 años de continuo desarrollo y perfeccionamiento, la Sofrología se aplica también en los campos de la pedagogía, del deporte, del trabajo social y de la empresa.”

Actualmente ya existen en el mundo algunos miles de sofrólogos caycedianos (www.sofrologia.com).

Detrás de la Sofrología no hay ninguna creencia. No tiene relación alguna con el yoga, ni otras filosofías o espiritualidades orientales. Es un método aconfesional y puramente práctico.

Al empezar la sesión, Natalia nos animó: “Antes de padecer el estrés… ¡vamos a disfrutarlo!”  Esa es la consigna que los sofrólogos ofrecen a aquellos que se preparan, por ejemplo, para impartir una sesión que les causa mucho estrés. Todo el taller estuvo animado de un espíritu positivo, esperanzador e ilusionante.

20161129_093803 (2)¡Menos mal que existe el estrés agudo! Aunque parece un contrasentido, es el estrés el que te hace sobrevivir, y así ha sido desde el principio de la humanidad: mantener la vida ha sido posible gracias a las actitudes del cuerpo que te hacen seguir con vida, y te defienden de las amenazas. Por dos caminos: la lucha (propia del león) y la huída (propia de la liebre). El problema llega cuando lo que pasa en nuestra vida hace que no podamos ni luchar ni salir corriendo: nos quedamos  paralizado por el estrés. Una de las ejecutivas participantes nos contó que había llegado a sufrir una parálisis de varios días…

El objetivo ante estas situaciones es mantener la paz y la fluidez, tanto desde el punto físico,  como espiritual y mental. El método que Natalia nos propuso se basa en las técnicas prácticas para la vida cotidiana de la Relajación Dinámica de Caycedo (RDC). Su objetivo es fortalecer los recursos personales para hacer frente a los estresores de cada persona (factores productores de estrés) y limitar así su impacto negativo, al tiempo que se desarrolla el bienestar en la vida diaria.

“El nivel de estrés no solo depende del estresor,  sino también de la respuesta que cada uno da en función de cómo percibe e interpreta la situación. Influyen el estado físico (cansancio, enfermedad), mental (diálogo interno) y emocional (angustia, tristeza, felicidad); la personalidad (perfeccionismo, optimismo), las capacidades (cualidades comunicativas, empatía) y los valores de la persona (responsabilidad). Así pues, el estrés depende significativamente de “mí”.

En vez de buscar justificaciones fuera de nosotros mismos (una situación o una persona), podemos aprender nuevas actitudes más constructivas ante los estresores, basadas en la serenidad y la actitud positiva, que permiten fortalecer nuestra capacidad de adaptación y de respuesta ante ellos”. En una palabra: autonomía para afrontar el estrés.

Como la respuesta depende de mí, Natalia nos explicó que la balanza de nuestra vida debe pesar más del lado de mi resitencia psicofísica -a la que debo prestar atención para que20161129_102221 no reduzca su peso-  y no del lado de los estresores. Las palabras clave del método de la Sofrología son entrenamiento, relajación y activación. Necesito saber sentirme, percibirme más y mejor, así me conozco más, me transformo y soy capaz de actuar de forma autónoma. No estamos hablando de curación, sino de tomar consciencia de uno mismo, aprender técnicas que me hagan autónomo ante el estrés, y que me permitan disminuir o incluso eliminar la dependencia de medicamentos. En Francia cuentan con un proyecto que se aplica en muchas escuelas para que los niños se autoconozcan y tengan recursos para mantener la calma (podéis ver la portada del manual en la foto).

La primera parte de la Jornada vimos la técnica “Sofronización de base”, estudio de nosotros mismos, toma de consciencia de nuestro cuerpo, mente y emociones en un estado de relajación. Es la primera técnica del Método Caycediano. Los puntos clave son: Abstracción del mundo exterior, desarrollo de la atención y de la concentración, y mayor percepción corporal. Sus efectos y beneficios son: descanso y relajación psicofísica, mejora de la calidad del sueño, mayor capacidad para detectar las situaciones de estrés, y la recuperación de energía. La repetición de la práctica es la principal condición para obtener el máximo de beneficios. Todas las participantes realizamos esta Técnica de Sofronización de Base en la propia aula donde se desarrollaba la sesión, puesto que se trata de técnicas que se pueden realizar en cualquier lugar.

En la segunda parte de la Jorn20161129_114551ada, hablamos de la Somatización. Como somos una unidad, mi cuerpo influye en mi mente y al revés. Somatizar es algo normal. Pero hay diferentes tipos de somatización: positivanegativa; de larga o corta duración. Si hablamos del estrés crónico, por ejemplo, las somatizaciones pueden ser muy variadas, y de tipo corporal, mental y emocional. Las consecuencias del estrés prolongado pueden observarse en el plano personal, el familiar y el profesional. La somatización negativa por estrés afecta a 6 diferentes sistemas: cabeza y cara; nuca y cuello, hombros, brazos, tórax y espalda; región abdominal y lumbar; parte inferior del abdomen y mitad inferior del cuerpo y, por último, todo el cuerpo.

La clave es aprender a relajarse en el momento del dolor. Esto se consigue con la práctica del sofro-desplazamiento del negativo, que consta de una serie de ejercicios que aprendimos a practicar durante la sesión: inspirar, retener, tensionar, expulsar, relajar. El objetivo final es eliminar las tensiones expulsando el aire. Tensamos la parte que estamos trabajando porque, por asombroso que parezca, para destensionar hay que tensionar primero. Una vez efectuados los ejercicios en las dos primeras bases (cara, cuello, nuca, hombros, tórax y espalda) ya se suele relajar el 90% del cuerpo.

Por último, cada participante escribió su fonodescripción, recogiendo las sensaciones más significativas que había experimentado durante el taller.

Imagen de previsualización de YouTube

Save

Recibe el blog de NCH en tu buzón

I-Wil Consejeras, Primeros pasos en un Consejo de Administración

El I-Wil Consejeras (IESE Women in Leadership) reúne a mujeres miembros de Consejos de Administración de todo el mundo para discutir asuntos clave, compartir experiencias e ideas sobre los diferentes modos de crear y fomentar la diversidad en las organizaciones y sus Consejos. Los elementos clave de estas jornadas son: el networking, el aprendizaje y el avance de las mujeres en las organizaciones.

consejerasEl día 17 de diciembre tuvimos en el Campus de  IESE en Barcelona la Jornada Women on Boards of Directors: “Primeros pasos en un nuevo Consejo”. Esta es una de las dos reuniones anuales que celebran las consejeras de I-Wil, una en Madrid y otra en Barcelona, como continuación al Programa Enfocado “Mujeres en Consejos de Administración” (que  tendremos en el IESE Campus Madrid en febrero. Aquí podéis ver toda la información e inscribiros)

En esta Jornada recordamos que el buen gobierno corporativo requiere la voluntad y la capacidad de los consejeros para ejercer adecuadamente las funciones del Consejo, que podemos resumir en seis áreas primordiales: Liderar la empresa al máximo nivel; aprobar la Estrategia Corporativa; responder ante accionistas y terceros;supervisar la gestión de la empresa; seleccionar y supervisar al primer ejecutivo y gestionar el propio Consejo.

Sesión con Jaime Grego, Presidente de YPO

Debriefing del Worshop con  Esther Jiménez, Jaime Grego y José Manuel Arnáiz

Formar parte de un Consejo supone también asumir las decisiones previamente aprobadas, además de valorar aspectos como la evolución del contexto global y local del propio sector, o las dinámicas internas que se producen en el propio Consejo.
Hablando de los primeros pasos, planteamos algunas preguntas clave: ¿Qué ha de hacer un Consejero en las primeras etapas de pertenencia a un Consejo? ¿Qué buenas prácticas, competencias  e información relevante se ha de tener en cuenta?
Durante la Jornada se abordó un role play en el que se vivió el proceso de entrada de un nuevo miembro del Consejo en una empresa. Para ello, contamos con la colaboración de Jaime Grego, miembro de YPO y José Manuel Arnáiz, ambos expertos en Consejos y socios de Advisory Boards Architects.

Previamente al Consejo, se deben estudiar las operaciones vinculadas, la deuda de la empresa, un análisis exhaustivo de la compañía (due diligence), la relevancia del número de consejeros y su perfil…También debemos saber cuándo preguntar, qué pedir y nuestra posición ante el orden del día: ¿Asumo o propongo?

Algunas de las preguntas  que deberíais haceros antes de entrar a formar parte de un Consejo:

  • ¿Por qué y para qué? (Para tener más impacto; para proyectar tu carrera; para tener una mayor retribución; por cuestión de imagen; para aprender de otros sectores o empresas…)
  • ¿Qué riesgos estás dispuesta a asumir?
  • ¿Conozco a los demás consejeros? (Para contrastar posibles conflictos de intereses…)

También tratamos  las competencias necesarias de la consejera, y  la dinámica del Consejo.

La 2ª Jornada de I-Wil Consejeras versará sobre “Las patologías en los Consejos”. En esa ocasión iremos de la mano del profesor Rafael Fraguas, y tendrá lugar en Madrid el 2 de marzo.

I-Wil Breakfast

Attachment-1Este martes tuvo lugar en Madrid el I-Wil Breakfast con Matilde García Duarte, Secretaria del Consejo de Administración de Aena S.A. y consejera de Aena Internacional. Matilde García nos ofreció una sesión muy inspiradora donde relató las dificultades por las que ha tenido que pasar en la vida, que siempre le sirvieron de acicate para luchar y seguir adelante:

“No ha habido una sola cosa en la vida que sea importante o valiosa y que no haya sido superdifícil en mi vida”.

Ya antes de terminar la carrera de derecho,  el también abogado del estado Fernando Díaz Moreno le planteó el reto de conseguir lo más difícil: llegar a ser abogado del estado. Le costó cinco años de duro trabajo de estudio continuo, pero Díaz Moreno fue para ella un referente en un momento de su vida en que estaba especialmente falta de referentes. Fracasó en cuatro ocasiones en el examen, pero -como ella misma asegura- “la Providencia estaba detrás”,  ya que en esa promoción, “que fue la mejor”, conoció a su marido.

Echando la vista atrás, Matilde  se da cuenta de que hay obstáculos invisibles, las mujeres no “sacamos pecho” poniendo de relieve nuestros logros ante los colegas y la sociedad en general. Las ternas que se van incorporando a los Consejos son masculinas. Debería haber hombres que esponsorizaran mujeres. Muchas veces el nombre de una mujer entra para hacer bulto… pero no para ser candidata real. Destacó que la influencia de la información que tienen los hombres tiene más peso. De las mujeres a veces se destaca que “acaba de tener un niño” o que “es nueva en esto”… como si a ellos no les pasara lo mismo! Reconoce que las cuotas pueden hacer pasar a las mujeres candidatas por tontas, pero a ella no le importaría entrar por cuota. Según dice, el ecosistema de la empresa pública -como Aena- facilita que más mujeres lleguen a los Consejos de Administración.

matilde GarcíaSu madre ha tenido un papel decisivo en su vida, le inculcó seguridad y la idea de que debía ganarse el pan por sí misma.

“Hay que dejar que la vida te ayude, sin prisas, pero tenemos que propiciar un caldo de cultivo: levantarse temprano, trabajar duro… Hay que rodearse de aquellos que valgan la pena, copiar lo bien hecho.”

 Ella se rodeó de gente valiosa : psicólogo, sacerdote, amigas en general, otra abogada del estado… Hay que tirar de teléfono para pedir ayuda, pero no demasiado tarde como es frecuente entre las mujeres, que lo que hacen es cargarse y cargarse con más de lo que pueden soportar…

“Cuántas veces somos nosotras nuestras peores enemigas (el que venimos llamando “techo de cemento”) a pesar de estar perfectamente capacitadas para el puesto que nos proponen, pero nos boicoteamos. Y hay que ser decidida, lanzarse sin miedo a fracasar.”

Hoy los obstáculos visibles han sido eliminados. Cuando era joven, Matilde no percibía los obstáculos invisibles, que ahora sí ve.

“La naturalidad es un rasgo propio y distintivo de las mujeres, es un valor en la empresa actual: ser transparente, no querer encajar en moldes preestablecidos”.

Todo esto hay que potenciarlo en la sociedad moderna, además de aprender de cómo lo hacen los hombres, que ya lo hemos hecho. Para ello el networking debe ser real: señala que es la única mujer entre los 25 hombres que van a las comidas de abogados del estado.

Recibe el blog de NCH en tu buzón

Últimas cartas con lo que de verdad importa: Paliativos humanizados

simple_banner.img.1200.highHay una doctora en la facultad de medicina de la Universidad de Stanford, VJ Periyakoil (https://twitter.com/palliator) que se dedica a la investigación sobre los cuidados paliativos y, entre otros recursos, ha creado un cursillo destinado a la formación de personal geriátrico que ofrece individualizadamente según el origen étnico de los pacientes (aquí podéis echar un vistazo al programa del cursillo  destinado a pacientes latinoamericanos, y aquí podéis ver la página web). También vale la pena leer este clarificador artículo sobre las diferencias entre cuidados paliativos y eutanasia. Para el doctor Marcos Gómez Sancho, fundador de la Sociedad Española de Cuidados Paliativos (SECPAL) la sedación y la eutanasia están separadas por una “raya muy fina”, pero cuando la muerte de un paciente llega “aceptarla, permitirla o aligerarla constituyen una buena práctica médica”, no así provocarla, porque entonces se estaría hablando de eutanasia.

Lo que me ha parecido muy original y certero es el Proyecto Stanford Carta a los familiares y amigos, que forma parte del trabajo de la doctora Periyakoil. Como es bien sabido, cuando se acerca el final de la vida y la mente conserva algo de lucidez, hay emociones que invaden al paciente, como recoge este artículo del New York Times:

“La emoción más común que (los ancianos) expresan es arrepentimiento: por no haberse tomado nunca el tiempo de enmendar esa amistad rota; por no haberles dicho nunca a sus familiares y amigos lo importantes que eran para él o ella; porque sus hijos los vayan a recordarán como esa madre hipercrítica o ese padre autoritario.”

De ahí que, como medida para evitar esa emoción tan negativa, algunos voluntarios se presenten en hospitales, geriátricos, residencias o casas particulares y animen a las personas mayores a que dejen por escrito lo que quieren realmente que sus seres queridos sepan cuando ya no estén, lo que de verdad importa, y que tantas veces se queda en el tintero, a veces simplemente por muertes instantáneas e inesperadas:

“Todos afrontaremos el final de la vida algún día. No es una tarea fácil pensar en la propia muerte ni llevar a cabo algunas tareas básicas como preparación. Sin embargo, el precio emocional, físico y financiero de no hacerlo puede ser exorbitántemente alto. Aquellos que no documentan claramente sus deseos y preferencias sobre los cuidados que desean recibir al final de sus vidas a menudo se ven inmersos en tratamientos médicos inútiles que no han pedido y que no suponen el más mínimo beneficio. Sus familias se ven agobiadas por abultadas facturas médicas por esos tratamientos inoperantes que muchos pacientes reciben al final de sus vidas. De hecho, un importante estudio demuestra que un 62% de las personas que se arruinan lo hacen por causa de gastos médicos. Más del 75% de ellos tenían alguna forma de seguro médico, lo que significa que tener un seguro de estas características no te libra de la ruina en caso de gastos médicos.”

Si bien en Estados Unidos image005(2)hay una gran mayoría de personas que evitan hablar y prepararse para la última etapa de la vida, en nuestro país hay, por el contrario, gran número de asegurados para esos gastos últimos, lo referente al sepelio, funeral, traslados, etc. En concreto, uno de cada dos españoles tiene un seguro de decesos, según se desprende de esta estadística que podéis consultar aquí.

Pero dejemos la cuestión económica, y volvamos del lado humano de este proyecto pionero. El Proyecto Stanford cuenta incluso con una serie de herramientas gratuítas disponibles online, entre las que destaca una plantilla para descargarse y poder orientar esas cartas. Podéis leer una de esas plantillas en español aquí. En esta carta, la persona puede comunicar 7 mensajes importantes que muchas veces quedan sin decir: Reconocimiento de personas en su vida; recordar momentos claves, pedir perdón; perdonar a los demás; decir gracias; decir te quiero; y decir adiós. A continuación os dejo un vídeo donde podéis ver a algunas de estas personas, muchas con gran emoción, cumpliendo alguno de esos mensajes.

Recibe el blog de NCH en tu buzón

Otras entradas